7 de mayo de 2020 10:48

Trajes de ‘bioseguridad’ se venden en calles de Quito a USD 15; ¿es necesario ponerse uno por el covid-19?

Vendedores informales comercializan equipos de bioseguridad en las calles de Quito. Foto Eduardo Terán / El Comercio

Vendedores informales comercializan mascarillas, guantes, trajes en las calles de Quito. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 30
Diego Bravo

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La respuesta de los vendedores informales es la misma al preguntarles si las mascarillas, guantes, protectores faciales o trajes de ‘bioseguridad’ que comercializan tienen aval de la autoridad sanitaria para prevenir contagios de covid-19: “Es producto garantizado”, “es de primera calidad”, “claro que cumple con las normas sanitarias”.

Se los encuentra en diferentes puntos de Quito, a cualquier hora. 23 comerciantes trabajaban la mañana de este jueves 7 de mayo del 2020 en las inmediaciones del convento de San Francisco, en las calles Bolívar, Cuenca, Benalcázar, Sucre, Rocafuerte y Chile, junto a sus compañeros que expendían frutas y legumbres en el espacio público.

La mayoría de ellos ignoraba que en el Centro Histórico se reporta el 7,18% de casos confirmados de coronavirus en el Distrito Metropolitano, constituyéndose en la segunda parroquia con más contagios en la capital de Ecuador, solo detrás de Belisario Quevedo con el 7,29%, según el reporte del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Provincial emitido este 7 de mayo. Su prioridad era laborar y conseguir dinero para mantener a sus familias de escasos recursos económicos.

Vendedores informales comercializan equipos de bioseguridad en las calles de Quito. Foto Eduardo Terán / EL COMERCIO

En las calles de Quito se ofertan protectores faciales. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO


Trajes como overoles para colocarse sobre la ropa

Los comerciantes ofertan trajes denominados de ‘bioseguridad’, en una diversa gama de colores, desde USD 15 en adelante. Rodrigo Guarderas, vocero de la Asociación de Trabajadores Autónomos Organizados (Asotrab), asegura que sus compañeros compran los implementos a gente que tiene licencia para adquirirlos al por mayor y luego los revenden.

Los 400 socios tienen necesidades económicas muy serias debido a la pandemia del coronavirus y se encuentran sin fuentes de ingresos por las restricciones de circulación, sostiene Asotrab. Por eso, ese gremio ha repartido canastas con alimentos valoradas en USD 35. “Tienen comida como para dos semanas”.

En los espacios públicos, los trabajadores autónomos expenden los cuatro pares de guantes a USD 1 y dos mascarillas por el mismo precio. “Son elaborados de latex y nitrilo, cumplen con las normas sanitarias”, manifestó el dirigente. Las ventas de esos productos han sido bajas y en el mejor de los casos logran obtener USD 15 diarios.

La gente que antes de la emergencia sanitaria comercializaba ropa, lencería o comida, ahora ofrece guantesmascarillas y trajes porque son los productos que más se requieren por la pandemia.


¿Qué debe tener un traje de bioseguridad para que cumpla con las normas técnicas?

El pasado 4 de mayo, consultado por EL COMERCIO, el médico salubrista Víctor Tafur precisó que un traje de protección biológica debe poseer características especiales que no cualquier traje de tela o plástico cumplen.

Por ejemplo, el overol de protección debe cubrir todo el cuerpo y debe estar hecho de material antiestático, para que no se le pegue cualquier partícula, con tela laminada microporosa de polipropileno, sin costuras en la parte superior de las mangas y hombros; con capucha, cintura y tobillos elásticos. Para Tafur, si un traje no cumple estas características, da igual usar cualquier ropa.

En un recorrido realizado por este Diario se constató la venta de este tipo de overoles en las inmediaciones de la Universidad Salesiana, en el centronorte. Comerciantes pedían USD 16 por cada traje y lo rebajaban a 13 si es que les compraban dos.

También se hallaron ventas en la avenida Simón Bolívar, a la altura de la gasolinera de La Argelia. Una mujer pedía USD 18 por cada uno y si le compraban dos lo dejaba en 16. En las calles del centro de la parroquia de Conocoto pedían 15 dólares por cada prenda. En un local, USD 25. Los precios oscilaban en USD 15 en las avenidas Morán Valverde y Rumichaca Ñan, en el sur. Los guantes se vendían a USD 0,50 y 0,75.

Pero guantes, mascarillas y trajes no eran los únicos implementos. En el Centro Histórico se ofertaban protectores faciales, elaborados con acetato, a USD 1. Una mujer que los vendía en las calles Benalcázar y Bolívar contó que cada día logra comercializar 50. “Yo misma los fabrico en mi casa”. Otros cuestan USD 5, pero son de plástico y tienen agarraderas en la cabeza.

MÁS SOBRE LA EMERGENCIA SANITARIA

Noticias
Medidas de protección
Mapa de infectados
Glosario
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (16)
No (5)