Cierran vía de Daule, ciudadanos reclaman seguridad…
1 500 personas agendaron la Revisión Técnica en Quit…
Juego viral causa alerta por consumo de medicamento …
Impuesto de Salida de Divisas bajó desde este 1 de f…
154 cámaras de seguridad vigilarán en Quito la jorna…
Revisión técnica vehicular es posible en cualquier c…
Cantidad de presos sin sentencia aún presionan las cárceles
Nube de ceniza del Cotopaxi alcanza los 1 500 metros

La ‘tragedia’ griega amenaza a la región

Redacción Negocios, agencias
negocios@elcomercio.com

La crisis fiscal de Grecia, ese pequeño país del sureste europeo,  de 11,4 millones de habitantes, mantiene a toda la Unión Europea (UE) en vigilia y a Latinoamérica  con la alerta amarilla encendida. 

Los  niveles de gasto público desbordados de la economía griega le obligaron a declararse prácticamente en quiebra y a pedir a sus hermanos europeos la ayuda urgente. Y, para evitar el contagio en   países vulnerables (España, Portugal, Irlanda...), y que también empiezan a sentir las consecuencias de sus irresponsables  manejos fiscales, los ministros de Finanzas de la UE decidieron ayer, casi tres meses después de desatada la ‘tragedia’ griega, brindar ayuda política, aunque no lo harán, por ahora, con dinero.

Y, aunque Grecia está al otro lado del Atlántico, América Latina  mira preocupada el problema,  por la incertidumbre que genera en los mercados europeos, que incluso ha empujado a la baja la relación dólar-euro. Ayer, cada euro se cotizaba en USD 1,36.

Ayer, en una cita de representantes de los Bancos Centrales de la región, realizada en Quito, se pasó revista al problema. Según César Vallejo, codirector del Banco de la República de Colombia, la situación que se vive en Europa estos días “es de cuidado y hay que estar atentos. Esperemos que las autoridades europeas tomen    medidas necesarias rápidas para evitar una crisis  mundial”.

 Para José Félix Rivas, miembro del Directorio del Banco Central de Venezuela,  “hay un desequilibrio que puede afectar los sistemas financieros. Hay que estar atentos y prender una luz amarilla para que nuestros sistemas bancarios no se afecten”.
    
El funcionario del Banco Central de Brasil, Alexandre Pundek Rocha, por su parte, considera que la situación fiscal de los países del cinturón del aceite es muy delicada. Hay que tomar decisiones para evitar una crisis más seria. El mercado está nervioso y, debido a eso, los precios futuros  de varios productos   están en alza”.
 
Daniel Dominioni, gerente de Análisis Macroeconómico del Banco Central de Uruguay, afirma que “han aparecido dudas  sobre si el bloque europeo sobrevivirá. Esas vacilaciones    pueden generar problemas comerciales y financieros importantes”. 

Puertas adentro, el director  de Fedexport, Felipe Ribadeneira, cree que la tensión europea, en especial la revalorización del dólar frente al euro, debe analizarse con sumo cuidado. “Aunque no    habrá una reducción drástica de las importaciones, no debemos descuidar la situación ya que dependemos de esos mercados”. 

En cambio, Ignacio Pérez, presidente de Expoflores, manifestó que el problema europeo puede provocar que las flores se vuelvan más caras para los mercados de esta región. “En el peor de los casos, esto podría llevar a una reducción en las compras de flores”.

Ricardo Herrera, presidente del Grupo Visión que representa a un grupo de  empacadoras de pescado, señala que “aún hay países  que no salen de la recesión y los pedidos son  moderados”.