La unificación de los puntos de vacunación en Quito …
La vuelta al convenio del Ciadi es clave para la rut…
Sector turístico en Quito espera una leve recuperaci…
La Asamblea Nacional se enfocará en las reformas económicas
Economía y legalización, principales necesidades de …
Los Ríos afronta una ola de violencia: 57 crímenes, …
Maduro crea una comisión para hacer una ‘revol…
Duterte amenaza con la cárcel a quien rechace la vac…

Más tráfico vehicular y peatones se reportaron este 8 de junio en Quito

En el Centro Histórico de Quito se observó alta afluencia de personas y de comerciantes. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

En el Centro Histórico de Quito se observó alta afluencia de personas y de comerciantes. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

En el Centro Histórico de Quito se observó alta afluencia de personas y de comerciantes. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

La fila de vehículos en la autopista General Rumiñahui comenzó desde la entrada al barrio Monjas Orquídeas y llegó al intercambiador de El Trébol, que conecta a Quito con el valle de Los Chillos. Eran las 09:00 de hoy, lunes 8 de junio del 2020, y en los rostros de los conductores se notaba la desazón por esperar más de 10 minutos hasta salir de allí con dirección a la avenida Velasco Ibarra que conduce al norte o al sector de La Marín (centro).

En el ambiente se mezclaba el ruido de los motores con el pito de los vehículos. Las unidades de transporte provenientes del valle trasladaban pasajeros al 50% de su capacidad; algunas los llevaban de pie. Según las reglas del semáforo amarillo, este 8 de junio solo pueden circular los carros de placas impares, pero decenas conductores incumplían esa disposición en varios puntos de la ciudad.

Desde que entró en vigencia el semáforo amarillo en la ciudad, la gente se mueve, de a poco, al ritmo de la cotidianidad que se vivía antes de la emergencia sanitaria por el covid-19: tráfico, gente en las aceras, ruido y saturación en los servicios de transporte público. Por momentos, el panorama en algunos sectores de Quito, principalmente en el sur, era caótico.

En la avenida Mariscal Sucre, cientos de automotores circulaban en el sector de Chillogallo y se acumulaban en los semáforos junto al intercambiador. Desde la ciudadela La Gatazo hasta el sector de La Mascota, aparecieron unos cinco limpiaparabrisas ecuatorianos y extranjeros pidiendo dinero en los semáforos. Sin autorización del conductor arrojaban agua con jabón sobre las ventanas. Si alguien les decía que no tiene dinero para pagarles o reclamaba, ellos se sacaban las mascarillas que llevaban en sus rostros para insultarlo.

Vehículos se parquearon en las aceras de la avenida De la Prensa, en el norte de Quito, este 8 de junio del 2020. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

A la par, cientos de comerciantes informales expendían aceite, papel higiénico, frutas, hortalizas, frutas, ropa y zapatos. Caminaban peligrosamente entre los carros ofreciendo sus productos y algunos iban acompañados de niños pequeños. Otros ni siquiera respetaban el color rojo del semáforo y cruzaban la vía sin precaución.

También hubo tráfico entre los autos livianos y vehículos pesados que se dirigían a las avenidas De los Libertadores y Rodrigo de Chávez. Por momentos, los conductores se demoraban más de cinco minutos en salir de allí. En las paradas del corredor suroccidental, la gente esperaba impaciente por las unidades de transporte; todos usaban mascarillas y pocos se pusieron trajes de bioseguridad.

Los buses llevaban pasajeros y subían lentamente por la calle Necochea con dirección al Centro Histórico de Quito. Desde afuera se observaba que algunos también circulaban con el 50% del aforo y otros tenían pasajeros de pie.

En tanto, los operativos de control continúan. Solo el pasado fin de semana, la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT) sancionó a 240 conductores por infringir la normativa. Entre el 17 de marzo y el 7 de junio se han realizado 7 502 operativos en varios sectores del Distrito Metropolitano de Quito.

Se castigó a 16 987 conductores por irrespetar la normativa y 4 073 autos retenidos y trasladados a los patios de tránsito. De igual manera, 25 057 taxis fueron inspeccionados y 93 citados.

En el Centro Histórico, a las 10:00, hubo problemas de movilidad debido a que la Policía cercó con vallas metálicas las inmediaciones del Palacio de Gobierno. A esa hora, un grupo de 300 manifestantes se dirigían a la Plaza Grande. Eso no impidió que miles de comerciantes autónomos salgan a trabajar en las calles Bolívar, Sucre y Rocafuerte. Caminaban con bolsas de productos y los transeúntes les compraban en plena calle. Más arriba, en la plaza 24 de Mayo junto al monumento de los Héroes Ignotos se aglomeraron más de 50 vendedores informales.

En el norte de la urbe hubo mayor orden. Si bien la gente salió a caminar, no se presentaron aglomeraciones. Los automóviles avanzaban con fluidez y se acumulaban en los semáforos. Asimismo, cientos de carros se parquearon en las aceras de la avenida De la Prensa.

Los comerciantes informales se ubicaron en los semáforos de las avenidas José Fernández Salvador y Emperador Carlos V. Al mismo tiempo, la gente ingresaba a las panaderías y tiempo para comprar alimentos.