27 de octubre de 2018 00:00

Los problemas del tráfico en El Ciclista tienen dos causas

En las tardes, la mayor cantidad de vehículos circula en sentido valles-Quito

En las tardes, la mayor cantidad de vehículos circula en sentido valles-Quito. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 38
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 1
Daniel Romero
Redactor (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En la calle Leonardo Tejada, que conecta la bajada al sector de Nayón con el redondel de El Ciclista (norte de Quito), hay una fila de al menos 40 vehículos que esperan paso frente al semáforo que está en rojo.

En ese sector, la congestión vehicular es una característica en las horas pico, tanto en la mañana como en la tarde. Lo cuenta David Torres, quien trabaja por el sector y viaja diariamente entre el valle de Los Chillos y la avenida Granados.

En las mañanas es más pesado el tráfico. Torres sale de su casa en su vehículo a las 06:15 para llegar a las 07:30. Es decir, por el tráfico que se genera en las mañanas, le toma una hora y 15 minutos desplazarse hasta su trabajo. Fuera de las horas pico, ese trayecto lo ha hecho en unos 45 minutos.

Amparo Sosa también trabaja por la zona. Ella atraviesa ese tramo hacia el redondel de El Ciclista en buses que hacen recorridos por la avenida Simón Bolívar desde el sur de la ciudad. Comenta que, en la mañana, la congestión es fuerte desde el sector de la Casa de la Selección hasta el redondel.

“En la tarde es más fluido, aunque por las noches se complica, sobre todo en la bajada hacia Nayón. Hay tremendas filas de vehículos”, se queja.

El Municipio del Distrito está consciente del problema. Según datos de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT), por la avenida Simón Bolívar hacia la avenida Granados circulan en promedio 30 000 vehículos al día.

Julio Puga, director de la AMT, señala que en ese punto confluyen dos problemas.

El primero es que el tráfico se vuelve más lento ya que se cambia de una vía rápida (Simón Bolívar), en la que se puede circular a 90 kilómetros por hora, a una vía moderada como la Granados, en la que se recorre a 50 kilómetros por hora dentro de la urbe. “Esto vuelve más lento el tránsito y se genera tráfico en ese sector”, sostiene el director de la AMT.

El segundo inconveniente es que el intercambiador de la avenida Granados fue pensado para que los vehículos salgan hacia la Simón Bolívar. Lo que ocurre actualmente es que hay una importante cantidad de automotores que entran a la ciudad por ese intercambiador desde la avenida Simón Bolívar.

Son las 07:00 del viernes 26 de octubre del 2018. En dos minutos, cerca de 80 vehículos cruzan el semáforo que hace las veces de límite entre la av. Simón Bolívar y Granados, al lado del edificio Eco Park, sentido valles-Quito. El escenario no es el mismo en el sentido opuesto. Por el intercambiador salen hasta 40 vehículos en cerca de dos minutos.

A las 17:00 del jueves 25 de octubre, la fila más grande de vehículos se forma en el ingreso a la ciudad desde la subida de Nayón. Una fila de 40 automotores espera paso para llegar a la avenida Granados. Allí, según el taxista Pedro Guamán, la congestión es pan de cada día. “En esta subida he llegado a permanecer hasta 20 minutos en un tramo de unas tres cuadras”.

¿Qué soluciones ha planteado el Municipio al respecto? Puga indica que uno de los problemas en el sector es que los vehículos se parqueaban en los costados para dejar a las personas que estudian y trabajan ahí. Para solventar esto, la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (Epmmop) colocó nueva señalización vial.

Por ejemplo, en el sentido valles-Quito hay bolardos o delineadores viales que separan uno de los carriles en el que pueden parar los buses y vehícu­los particulares para dejar o recoger pasajeros. También está delineada el área para los buses y se pintaron los cruces para los peatones.

Asimismo, se incrementaron los controles por parte de agentes civiles de tránsito. Puga señala que en ese lugar, ese personal se concentra en no permitir que los vehículos se estacionen mucho tiempo en los costados de las vías.

La AMT reconoce que es todo lo que se puede hacer en lo que se refiere a infraestructura. Para el Director de la entidad, el problema se resolverá dándole al intercambiador la utilidad para la que fue construido. Por ejemplo, sugiere tomar otras vía que permiten el ingreso desde los valles hacia Quito.

Por la Simón Bolívar se puede salir por el sector de Zámbiza o usar el Túnel Guayasamín para ingresar a la urbe. Eso reduciría la carga vehicular para mejorar los tiempos de desplazamiento de quienes usan el intercambiador Granados.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (15)