10 de June de 2009 00:00

Trabajos Forzados S.A.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Ivonne Guzmán

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En mi calidad de periodista empedernida en recuperación, y siendo absolutamente realista, lo más seguro es que pronto estaré en el desempleo. Pero fíjense que periodista y todo -con el dedo y medio de frente que tengo- he decidido parar de sufrir, volverme emprendedora y sumarme a las filas de la revolución ciudadana, echando mano de una franquicia norcoreana que revolucionará el campo de la comunicación.

Para ser completamente transparente (ven cómo hago méritos con el Cachito Vera), admito que ni de lejos cuento con el ‘expertise’ de líderes como Kim Jong II. He insistido e insistido, pero nada,  Kim no me suelta la receta original, con la que condenó a las dos periodistas estadounidenses el lunes pasado. Sin embargo, acá van algunas ideas para mi futura empresa: Trabajos Forzados S.A.

Mi plan de negocios es sencillo. Les cuento, a ver si se animan a ser socios capitalistas (yo -ya les dije- soy periodista, ergo estoy quebrada, porque con la crisis en los EE.UU. los cheques de la CIA empezaron a rebotar). ¡A ver, no nos desviemos! Continúo.

Cliente: Gobierno de la revolución ciudadana; producto: castigos ejemplares y trabajos forzados; materia prima: periodistas y/o/u opinadores respondones, criticones, de preferencia que tengan  criterio propio que difiera del oficial; modus operandi: bajo pedido. El retorno de la inversión está asegurado, porque ya hay un proyecto a punto de caramelo: Teleamazonas.

Para establecer una metodología, hice un ejercicio que me permitió dimensionar la severidad y, por ende, la efectividad de los castigos.

Fue así como imaginé cuál sería el trabajo forzado más cruel que podría imponerme a mí misma: escuchar de principio a fin las cadenas sabatinas del Presidente. Pero no solo eso, sino que además me toque hacer resúmenes, en español, inglés, francés y kichwa. ¿Impresionados con mis niveles de crueldad? (en breve, Kim me pedirá la receta).

¡Eso no es nada! Tengo unas ideas que harían temblar al más plantado. Por ejemplo, al Pájaro Febres Cordero le condenaría a escribir los discursos del Presidente. A Carlos Vera, a tomar el dictado, hecho desde Carondelet, para las órdenes de cobertura del noticiero estelar de Ecuador TV. A Vicente Albornoz y a Pablo Lucio Paredes, a coger clases de Economía 1.0 con el mismísimo Correa. A Emilio Palacio y a Jorge Ortiz, a convertirse en público contratado que participa -con buen modo y buena cara- en cuanto acto, inauguración o marcha a favor del Gobierno ciudadano haya.

Y ahí me quedo, tampoco voy a darles el negocio en bandeja de plata… Si se animan a ser socios capitalistas (aunque suene a mala palabra) de Trabajos Forzados S.A. escríbanme, finalmente –como bien sabe otro de mis nuevos mentores, el coronel Chávez- ‘business is business’.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)