19 de noviembre de 2020 20:05

'Mientras comíamos nos robaron celulares, relojes, carteras y dinero', cuenta una persona que estuvo en el asalto a restaurante en Quito

valore
Descrición
Indignado 7
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 0
Ana Belén Rosero

La noche del miércoles, 17 de noviembre del 2020, se perpetró un asalto violento en una pizzería, en el sector de El Bosque, en el norte de Quito.

Dos sospechosos (un hombre y una mujer) robaron a los empleados del local y a los comensales. El asalto quedó registrado en una cámara de videovigilancia del restaurante. La Policía Nacional indicó que “se desplegó las unidades investigativas y operativas para localizar y aprehender a los causantes del delito”.


A continuación, el testimonio de una de las víctimas:

“El asalto duró tres minutos. Los dos ladrones ingresaron al restaurante, ubicado en el norte de Quito, como dos clientes más. Se acercaron a la cajera y le apuntaron con un arma de fuego.

Le exigieron entregar todo el dinero de la caja registradora. Eso lo supe luego de ver el video de la cámara de seguridad, porque en ese momento no me di cuenta que estaban robando.

Estaba en una mesa con cinco amigos.

Celebrábamos el cumpleaños de uno de ellos.

Estábamos comiendo y conversando. A las 20:30, los delincuentes se acercaron a nosotros.

Con insultos y apuntándonos con la pistola nos obligaron a entregar nuestras pertenencias.

Nos tocó darles celulares, relojes, carteras y dinero en efectivo.

Lo que nos quitaron suman USD 2 000.

No pusimos resistencia porque temíamos que nos disparen.

Recuerdo que lo primero que nos dijeron los ladrones es que no nos movamos ni hagamos ruido.

No se llevaron mi billetera, donde tenía mis documentos, tarjetas, cédula, licencia, porque logré esconderla debajo de mis piernas. Pero se llevaron mi celular, un reloj y un anillo de oro.

Tras el asalto, la cajera me contó que se habían robado USD 600 de la caja registradora. Ese dinero fueron todas las ganancias del día.

Se dieron a la fuga en una moto que conducía una persona que les estaba esperando afuera del restaurante.

Luego de que huyeron en la moto, llamamos al Ecu-911 desde el teléfono convencional del local de comida y pedimos ayuda.

Además, recuerdo que cuando los delincuentes estaban dentro del restaurante llegó un repartidor de comida.

Con señas, una de las empleadas del restaurante le pidió que traiga a la Policía.

Los agentes llegaron 30 minutos después.

Durante dos horas nos tomaron versiones y revisaron los videos de la cámara de videovigilancia.

Al día siguiente fuimos a denunciar el asalto en las oficinas de la Policía Judicial de Quito.

Allí conté que cinco minutos antes de que ingresaran al local, los dos sospechosos pasaron por el exterior del local viendo cuántas personas había. Nunca imaginé que eran asaltantes.

Ahora solo espero que la Policía logre capturarlos”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (13)
No (1)