19 de octubre de 2020 00:00

Test de antígenos: detección más rápida y menos costosa

Un trabajador de la salud realiza una prueba de antígenos en Vallecas, en Madrid, España, el 29 de septiembre de 2020.

Un trabajador de la salud realiza una prueba de antígenos en Vallecas, en Madrid, España, el 29 de septiembre de 2020. Foto: Archivo Reuters

valore
Descrición
Indignado 7
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 8
Valeria Heredia
Redactora (I)

A 10 días de que se cumplan ocho meses del primer caso confirmado de covid-19 en Ecuador, ya se aplican nuevos test para diagnosticar la enfermedad a nivel privado. Son pruebas rápidas de antígenos, que se suman a las moleculares o conocidas como PCR.

Sus características son detección inmediata, precio más asequible y fiabilidad. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) destaca su importancia para captar, aislar, tratar y así evitar la proliferación del SARS-CoV-2.

El organismo anunció la entrega de las pruebas en Ecuador, El Salvador, México y Surinam. Se trata de un plan piloto. En los próximos días se espera la llegada de los kits al país. No adelantó cuántas ni cuándo.

Por ello, las autoridades sanitarias nacionales y de la OPS trabajan en su implementación. Se priorizarán las zonas indígenas y afrodescendientes, sostuvo Sylvain Aldighieri, gerente de Incidente para covid-19 del organismo.

El ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, dijo “estamos cotizando en varias empresas, en coordinación con Alemania. Serán para población expuesta al riesgo”.

Estos exámenes de antígenos son útiles para diagnosticar la infección. Una fortaleza es que los resultados están listos en menos de 30 minutos.

“La interpretación es más fácil y no tiene que procesarse en un laboratorio”, explica el médico Rodrigo Henríquez, especialista en salud pública y docente de la UDLA.

La toma de muestras y su procesamiento son sencillos. Primero, el profesional extrae una muestra nasofaríngea, similar a lo que se hace con las PCR. Ingresa un hisopo y lo mueve dentro de la cavidad nasal durante 15 segundos.

Pero el procesamiento cambia. El personal sanitario inserta el hisopo con la muestra en un tubo con un diluyente. Luego vierte el contenido en un estuche o casete -similar a los de embarazo-. El resultado positivo (dos líneas) o negativo (una) aparece en cinco u ocho minutos. No necesita maquinaria sofisticada.

Qngdao, escenario del último rebrote en China, aplicó estos test a casi 11 millones de habitantes, en cinco días. Y todos salieron negativos.

Si una persona se aplica el test una semana después de los síntomas, la sensibilidad o tasa de detección correcta de infección oscila entre 84% y 98%. Si está fuera de estos parámetros, su confiabilidad baja.

En Quito -la ciudad con más casos- centros como Praxmed y Biodimed realizan este test a sus pacientes. La acogida ha sido parcial, ya que prefieren las pruebas rápidas (no son de diagnóstico), indica Fernando Vivanco, jefe de laboratorio.

“Entre mayo y junio comenzamos con la aplicación. Sus resultados no demoran más de dos horas; contados desde el ingreso del ciudadano hasta su salida del centro”.

Otra ventaja es el precio. En Biodimed cuesta USD 50, 70 menos que la PCR.

A inicios de la pandemia, el Ministerio estableció valores máximos para estos exámenes en los laboratorios privados autorizados por la Agencia de Aseguramiento de la Calidad de los Servicios de Salud y Medicina Prepagada. Una PCR cuesta entre USD 80 y 120.

La empresa Grupo 3S ha importado estas pruebas. La semana anterior llegó un cargamento de 4 000 kits. Estas se suman a los 4 000 que trajeron a inicios de este mes. “Hay una mayor acogida en empresas, hospitales y laboratorios”, señala Juan Jara, representante.

Desarrollo de las vacunas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que se están probando casi 180 posibles vacunas en el mundo, pero ninguna ha terminado las pruebas. Es decir, aún no hay una fórmula confiable para inmunizar a la población.

Pese a ello, los países ya negocian para acceder a las dosis de forma rápida, segura y económica. En ese sentido, se creó la estrategia global Covax, a cargo de la OMS, la Coalición para la Promoción de Innovaciones en pro de la Preparación ante Epidemias y la Alianza Gavi para las Vacunas.

Hoy, Covax está en proceso de acuerdos con nueve productores: tres de Estados Unidos, uno de Alemania, uno de Reino Unido e Irlanda, dos de China, uno de Francia y Estados Unidos y uno de Australia.

Ecuador envió una carta de intención para unirse a esta iniciativa. Pero, deberá cumplir con dos condiciones. La primera es el pago de una cuota inicial, que corresponde al 15% del número de dosis que se adquiera en esta primera fase.

Con ese dinero -explica Álvaro Whittembury, asesor de Inmunizaciones de la OPS Ecuador- los productores pueden continuar la investigación, desarrollo y elaboración de las fórmulas. “En el caso de Ecuador, serían USD 11 millones”.

Para el cálculo se toma en cuenta el costo referencial e inicial: USD 3,20 por persona. “Se entiende que serían dos para tener una inmunidad adecuada; el precio por unidad sería de USD 1,60”.

Una segunda condición es presentar una carta de garantía de un organismo como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). “Se requiere el aval. Están en negociaciones”.

Whittembury también mencionó que aquellos países de renta baja recibirán subvenciones o ayudas para la compra de las dosis. Ecuador no está dentro de este grupo, acota.

MÁS SOBRE LA EMERGENCIA SANITARIA

Noticias
Medidas de protección
Mapa de infectados
Glosario
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (3)