25 de September de 2009 00:00

La tensión no cede en Rumichaca

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Tulcán  

A las 06:00, Mario Pantoja llega al Puente Internacional de Rumichaca. Él y otros negociantes alistan sus vehículos vetustos para pasar el control fronterizo.

Arroz, azúcar, fideos... se esconden en cada automotor. Las miradas de los comerciantes se mantienen fijas. Están pendientes de lo que hacen los uniformados colombianos. Con chompas azules, en las cuales se distinguen las siglas DIAN (Dirección de Impuestos Aduaneros Nacionales de Colombia), hacen parar a los vehículos y los revisan minuciosamente.



El intercambio 
A diario, en el Puente Internacional de Rumichaca permanecen 200 comerciantes informales de ambos países. Ellos pasan víveres, prendas de vestir y combustibles. La venta de la mercadería se realiza en Ipiales.
La propuesta del presidente colombiano Álvaro Uribe de eliminar el IVA para quienes compren en las fronteras de Ipiales, en Colombia, y de Cúcuta, en Venezuela, aún no se ejecuta. Todavía no hay un mecanismo.
La ampliación del horario de atención en Aduanas, los convenios binacionales, la ampliación del Puente de Rumichaca fueron parte de los acuerdos en la reunión binacional del miércoles pasado en Rumichaca.  La Policía Fiscal Aduanera reforzó esta tarea en el último mes. Al abrir las cajuelas de los automotores, encuentran quintales de arroz, azúcar, cartones de manteca, huevos, sábanas… Los choferes son obligados a regresar al lado ecuatoriano.  

“Regrese”, dice el personal de la DIAN. Eso incomoda a los comerciantes. Ellos retornan al lado ecuatoriano y esperan durante el día algún descuido de la Policía y del personal de Aduanas. “No hay en quÉ trabajar”, dice el colombiano Luis N.

Él trabaja desde hace cuatro años en esa actividad. “Me retiré de la Universidad y me dedico a pasar víveres. Al día gano USD 15. Con eso subsisto”.

“Hay policías que por unos pocos bultos no hacen problema, pero otros sí”. Ayer, él hablaba con un uniformado. Este es un sistema de ‘descuido’ que emplean los negociantes. Mientras conversan dan señales y del otro lado de la frontera los vehículos alistan la carga y pasan.  

Ayer, Luis Palomino jefe de la DIAN en Ipiales, supervisó los controles durante 15 minutos, en el paso fronterizo internacional.

La presencia de las autoridades  incomodó a los informales. “Ahora sí,  no podemos pasar nada”, decía Luis Reina.  Palomino revisó dos vehículos  y halló  mercadería que superaba los USD 500. De acuerdo con el Convenio de Esmeraldas, hasta ese monto se puede pasar sin pagar impuestos.

“Tengo una tienda y vengo cada mes”, dijo una mujer.  Esa explicación no convenció a la autoridad y le pidió que regresara al Ecuador.

Gómez señaló que el contrabando de hormiga complica el control. “Se agrupan y al día pasan unos 50 vehículos,  sin pagar tributos”. Según él, amparados en el convenio de Esmeraldas hay negociantes que pasan dos o tres veces al día con productos que no son para el consumo familiar, sino para la comercialización.

Precisamente, el próximo 27 de octubre, en Ipiales, se realizará una revisión de este convenio binacional. Antonio Navarro, gobernador de Nariño, expresó, en un encuentro que mantuvo con las autoridades de Carchi, que es urgente encontrar una estrategia para facilitar la convivencia en esa zona de frontera.

El encuentro fue convocado para buscar estrategias, con el propósito de facilitar la actividad comercial en la zona.

Sin embargo, a los comerciantes lo único que les interesa es que les dejen trabajar. “No queremos que nos quiten las mercaderías y que nos fijen un monto diario de lo que se pueda pasar hacia Colombia”, dijo María López.

Palomino advirtió que en octubre, los controles se intensificarán.  “Debemos proteger la producción nacional y si ingresan artículos de Ecuador de menor costo sí nos afecta”.

El control en el lado ecuatoriano es similar al del colombiano. Se hace parar a los vehículos de transporte público y se verifica la carga que movilizan.   

En este año, el contrabando por Rumichaca y por los pasos no reconocidos subió. Edwin Espinoza, funcionario de la Aduana, informó que en lo que va del año  se levantaron 148 actas de aprehensión. Se intentó pasar al país, sin el pago de impuestos, calzado, repuestos automotores, prendas de vestir, cigarrillos…. que superan los USD 600 000.

Mientras que las importaciones por las salvaguardas cambiarias bajaron. En lo que va del año se legalizaron 16  500 trámites de importación de productos colombianos, por el Puente Internacional de Rumichaca. El año anterior, en el mismo período, se registraron 19 800.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)