11 de June de 2009 00:00

El temor de los hinchas gauchos se hizo realidad

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Deportes

Las esperanzas de los hinchas argentinos de ganar en el estadio Atahualpa eran mínimas antes del partido. Como expectativa, ayer esperaban ver un al menos un empate. Pero al final salieron con una derrota 2-0 que, de no ser por el palazo que impactó Antonio Valencia en el vertical, pudo terminar en goleada.

Más de un centenar de hinchas gauchos llegaron al estadio para presenciar el cotejo. De ellos, 20 arribaron a Quito con la selección albiceleste en el mismo vuelo. Gustavo Moroni fue uno de ellos.

Con la camiseta de su país, sonriente y exhausto a la vez, tras seis horas de viaje, reconocía que esta era la primera vez que acompañaba al combinado argentino. “Ojalá y por lo menos empatemos”, decía, mientras se dirigía a la tribuna con sus compatriotas.

Durante los días previos al encuentro, en Argentina se especuló sobre el planteamiento del DT Diego Armando Maradona. En los medios se decía que llegaría a Quito a cuidarse de la ofensiva Tricolor, algo que por 71 minutos le dio resultado, hasta que se produjo el gol de Walter Ayoví.

Ello, sumado al buen nivel futbolístico que mostró Ecuador en Perú, ya presagiaba una victoria de los pupilos de Sixto Vizuete. “No creo que nos goleen”, expresaba mientras tanto Santiago Reyes, un argentino que reside en Quito desde hace tres años. Él y su hijo fueron al estadio con rostros pintados de  blanco y celeste.

Así, poco a poco llegaron los argentinos para juntarse en la tribuna. Cerca de ellos se ubicó, con cierto recelo, gente vinculada a clubes de fútbol del Campeonato Nacional. Uno de ellos fue el técnico de Emelec, Gabriel Perrone.

El estratega tampoco consideraba viable un triunfo del equipo de Diego Maradona. Conocedor del fútbol local, aseguró que la Tri era favorita por su calidad de jugadores. Y cuando los periodistas le preguntaron quién ganará, solo se limitó a decir sonriente: “Soy un agradecido de lo que Ecuador me dio. Deseo que gane el mejor”.

Otro argentino conocido en el medio ecuatoriano que llegó al escenario fue el delantero Martín Mandra, del Deportivo Quito. Acompañado por su esposa y su hija, el ‘Buitre’, como es apodado, pronosticó un cotejo “complicado para Argentina”. Un pálpito que se confirmó cuando el árbitro Carlos Chandía pitó el final del encuentro.

El triunfo de Ecuador confirmaba los temores de los hinchas albicelestes, quienes salieron con la misma expresión en su rostro con la que entraron al estadio, de incredulidad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)