16 de September de 2009 00:00

Un tema crucial

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Manuel Terán

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Las cifras son elocuentes y demuestran la magnitud y gravedad del asunto.  De cada 10 ecuatorianos en edad de trabajar cuatro tienen pleno empleo, uno se halla en la desocupación total y los cinco restantes realizan sinnúmero de actividades para sobrevivir en el mercado informal. El problema, arrastrado desde hace años, lejos de encontrar solución, cada vez se agrava más. 

Se agudiza además por la serie de desencuentros existentes entre la visión del Gobierno de turno y quienes generan puestos de trabajo, sin posibilidad que esas posiciones se acerquen y encuentren soluciones en bien de aquellos que realmente sufren esta situación. Lejos de aquello, cada vez más se hacen descalificaciones que en lugar de abonar a crear un ambiente favorable que estimule a los emprendedores a invertir y crear nuevos empleos, se arremete en su contra con las consecuencias que estamos viviendo. Adicional a eso, se realizan propuestas de reformas legales que van en sentido contrario a fomentar la inversión. ¿Cómo nace un nuevo proyecto si no se sabe cuánto lo afectará la política salarial en los próximos meses?

Se habla de estabilidad de los trabajadores en sus puestos de trabajo, pero si esa misma estabilidad es artificiosa como la dispuesta por criterio ministerial mediante memorando, da como resultado que no se empleen más personas. Si no se crean figuras contractuales que permitan a las empresas contratar personal en tareas específicas y no permanentes, las cuales permitirían aliviar en algo la situación de tantos desempleados, habrá resistencia a la generación de empleo por los elevados costos que provoca la terminación de esa relación laboral.

De otro lado hay que insistir que si bien la visión oficial es que el Estado se convierta en el mayor inversor, no se puede desatender la tarea de estimular la inversión privada. Pero aquello no se logra si se aumenta la carga tributaria al sector formal de la economía que, como tantas veces se ha repetido, es el que cumple sus obligaciones legales y es la mayor fuente de ingresos permanentes del Fisco. 

Lo uno no se opone a lo otro, aunque la historia nos dice que son pocas las empresas estatales del país que han podido operar con eficiencia sin convertirse en otro problema adicional para el Estado. Sin empleo no hay  inclusión social y lograr que las personas se sientan parte de la sociedad. Lo otro puede disfrazarse con asistencias o subsidios, que no logran el objetivo de valorar en su real dimensión a la persona que lo recibe.

Solo una economía próspera que tiene como motor la iniciativa y esfuerzo de los agentes privados, logra generar empleo permanente y productivo. Únicamente las sociedades con esas características pueden observar que sus ciudadanos progresan y se convierten en personas conscientes de sus derechos y obligaciones. Solo así se reducen las inequidades en forma sostenida y permanente.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)