12 de mayo de 2020 12:09

Policía alerta de nueva modalidad de delito durante la cuarentena en Quito: ‘Aló tía soy su sobrino, el más querido’

Imagen referencial. Estos son algunos consejos para no saturar las redes de telefonía fija y celular durante la Navidad y el Año Nuevo. Foto: Pixabay

Imagen referencial. La Policía alerta de bandas que tienen información previa conseguida a través de redes sociales en las que conocen la identidad de la persona a la que llaman. Foto: Pixabay

valore
Descrición
Indignado 24
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 5
Contento 0
Diego Puente
(I)

La llamada dura en promedio 10 minutos. Un hombre que no se identifica habla y hace bromas para que la mujer que está al otro lado de la línea
“adivine su nombre”. Al conseguir que la interlocutora dé un nombre,
el sospechoso asume esa identidad e inventa una historia para obtener dinero. La modalidad ha sido identificada en Quito en medio del aislamiento por el covid-19.

- “Aló tía, buenos días”.
- “Sí, ¿con quién hablo?”
- “Con su sobrino pues, buenos días, ¿cómo me le va?”.
- “Sí, ¿pero cuál?”, responde la mujer.
- “Con el más querido… Estoy enfermo, con una tos tremenda, no ve que no puedo hablar bien…”.
- “¿Juan?”.

Luego de asumir la identidad, el hombre continúa la conversación
para obtener más datos. Cuenta una historia y dice que iba en camino a visitarla con alimentos, pero que fue sorprendido junto con un amigo por un control policial en medio de la vía, a propósito de los operativos por la restricción vehicular en la emergencia sanitaria por covid-19.

Entonces, el hombre le pide a la mujer que hable con un supuesto agente de la Policía Nacional para que le diga que lo conoce y que efectivamente iba a su casa, a llevarle alimentos.

Otra persona se acerca al teléfono y se presenta como el “teniente Hugo Ortiz”. En su conversación simula la formalidad de un policía y se las ingenia para obtener la dirección de la mujer. Solo después de conseguir otros datos personales, lanza una información que preocupa a su interlocutora: “Encontramos un arma de fuego marca Tauros dentro de la camioneta en la que iba su sobrino, lo que se sanciona con 9 a 12 años de prisión”, dice el falso agente a la sorprendida mujer.

El ‘agente’ continúa al teléfono y le plantea a la mujer que, dada las circunstancias, con la pandemia, se podría llegar a un acuerdo para que su sobrino no sea apresado. El ‘sobrino’ toma el teléfono, simula llorar y le pide a la mujer que le ayude. Usa los datos que ella le entregó al falso policía para dar certezas de que es familiar. Finalmente le pide USD 200.

La mujer duda de que fuera su sobrino y le pide responder tres preguntas para estar segura. El falso policía interrumpe, increpa a la mujer por no ayudar a su familiar que está con la voz ronca y en una situación apremiante. La comunicación se interrumpe.

El subdirector nacional de la Policía Judicial, Pablo León, dice a este Diario que esta nueva modalidad de estafa se ha vuelto recurrente durante la emergencia sanitaria por las restricciones de la cuarentena.



Tres factores en la modalidad de los parientes falsos:

1. Información previa. León señala que bandas delictivas realizan un seguimiento a sus blancos; una fuente de información son las redes sociales. Sorprenden a las víctimas con su nombre o incluso nombres de familiares y datos de últimas reuniones, para generar confianza.

2. Situaciones extremas. Los estafadores apelan a la familiaridad para plantear escenarios críticos en los que resulta difícil negar asistencia: estar retenido en la vía pública; preso en un retén; herido con custodia en una ambulancia por haber provocado un accidente o en cualquier otra urgencia como la necesidad de medicinas u oxígeno para conseguir dinero.

3. La restricción de circulación. Por la pandemia del covid-19 es difícil movilizarse. El semáforo rojo que rige en 219 cantones contempla que los vehículos pueden circular solo un día a la semana, por placa. De 14:00 a 05:00 rige un toque de queda. En ese horario es posible ser sorprendido.



Cinco recomendaciones para evitar ser víctima:

1.- Exija nombres y apellidos. Desconfíe de llamadas en las que la otra persona no se identifica. Cerciórese de que sea su pariente con preguntas.

2.- No entregue información. Direcciones o nombres de familiares deben cuidarse con celo. La información debe provenir de la persona que llama.

3.- Cuide sus redes sociales. Evite publicar direcciones con nombres de familiares en sus cuentas de Facebook, Instagram, etc.

4.- Por una llamada, no transfiera dinero. No realice transferencias a cuentas de personas de las que no esté 100% seguro de conocerlas.

5.- Denuncie a la Policía. Después de colgar, llame al 1800 Delito. Hay casos que derivan en extorsión, porque mafias tienen datos de las víctimas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (64)
No (9)