4 de abril de 2019 00:00

El papel del técnico y del tecnólogo todavía genera dudas

Estudiantes del Instituto Tecnológico Superior Libertad aprenden a tomar la presión.

Estudiantes del Instituto Tecnológico Superior Libertad aprenden a tomar la presión. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 5
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 4
Yadira Trujillo
Redactor (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Luego de 20 años, Evelyn Ortega retomó sus estudios. Siempre quiso ser enfermera, pero al embarazarse sus prioridades cambiaron. Cuando su hija ingresó a la universidad, ella decidió seguir algo que no le tomara mucho tiempo y le permitiera profesionalizarse.

Por eso ingresó a uno de los 238 institutos técnicos y tecnológicos, en donde se forman 90 000 estudiantes. Hace poco más de una semana se convirtió en técnica en enfermería, carrera que, con la reforma a la Ley Orgánica de Educación Superior (LOES), será reconocida con título de tercer nivel.

El Reglamento de Régimen Académico, vigente desde el 21 de marzo, detalla que en el tercer nivel de este tipo de formación constan los profesionales técnico superior, tecnólogo superior y tecnólogo superior universitario.

Este último no está implementado en ningún instituto y no lo estará en los próximos dos años, explica Pablo Beltrán, presidente de la Comisión Permanente de Institutos y Conservatorios del Consejo de Educación Superior (CES).

Según el funcionario existen al menos 35 carreras de tercer nivel que presentan una denominación similar a las de nivel técnico y tecnológico. La duda es ¿cuál es la diferencia entre estos profesionales y los licenciados o ingenieros?

Fuente: Reglamento de Régimen académico CES, Senescyt


El 18 de marzo, la Federación Ecuatoriana de Enfermeras y Enfermeros (FEDE) manifestó su incomodidad ante el CES por algunos parámetros del Reglamento. Patricia Gavilanez, su presidenta, considera que este fragmenta la profesión, ya que no existe claridad en la delimitación de funciones de cada uno.

Al gremio le preocupa que, con el nuevo reglamento, las horas académicas para la formación de la licenciatura en enfermería se hayan reducido de 5 600 a 5 040 durante toda la carrera, al igual que el máximo necesario para la tecnología superior universitaria.

El funcionario del CES explicó que la disminución de los períodos académicos para enfermería tiene el objetivo de dar facilidad a quienes estudian esta carrera, para que se gradúen en menos tiempo.

A ese número de horas para enfermería se suman 3 120 de internado rotativo. Además, Beltrán precisó que las 5 040 horas son el requisito mínimo en la ‘U’, mientras que para la tecnología superior universitaria hay un mínimo de 4 320.

Pero, más allá de los períodos académicos, Beltrán indicó que las tecnologías y licenciaturas o ingenierías tienen su formación enfocada al desarrollo de diferentes objetivos.

La formación de licenciados o ingenieros –especifica– se enfoca en el desarrollo del conocimiento y la ciencia. La de los otros profesionales, en cambio, al de habilidades y destrezas para ejercer un oficio concreto, explica.

Para Kevin Zurita, el reconocimiento con título de tercer nivel es necesario. Él estudió Ingeniería Mecánica en la Escuela Politécnica Nacional y considera que los profesionales como él no salen de la universidad listos para trabajar.

Por el contrario, el joven cree que los técnicos y tecnólogos se gradúan mejor preparados pues su formación es ampliamente práctica, mientras que en la universidad se enfocan en la investigación.

Fabio González es jefe del departamento de Electrónica, Telecomunicaciones y Redes de Información de la Politécnica. Considera que la reforma a la LOES generó confusión, pero que la definición de roles de cada profesional es esencial.

En su campo, por ejemplo, González precisa que el ingeniero se encarga del diseño y planificación de productos y actividades, mientras que el profesional técnico se enfoca en la parte operativa.

Estas tareas se deben definir en las empresas, manifiesta el ingeniero. De manera que no se soliciten profesionales con cualquiera de los dos perfiles para una misma función.

Con esta apreciación coincide Aldo Maino, presidente de la Asociación Nacional de Institutos Tecnológicos. Cada empresa –sostiene– tendrá que analizar el perfil que necesita: teórico o práctico.

Si se requiere un asistente contable, por ejemplo, Maino menciona que un tecnólogo en Contabilidad o Administración tiene las competencias. Pero, a diferencia de un licenciado en Contabilidad, este no podrá, entre otras cosas, firmar un balance.

Richard Pillajo, coordinador de la carrera técnica superior en Contabilidad del Instituto Tecnológico Superior Libertad, detalla que el perfil de esta carrera es de apoyo y ejecución de procesos contables.

Por su lado, el licenciado en Contabilidad tiene fundamentos para la toma de decisiones estratégicas, la coordinación y la gerencia; el técnico se encarga de la parte operativa de transacciones contables.

Con el título de tercer nivel, los técnicos y tecnólogos podrán acceder a uno de cuarto nivel. Considerando su formación, las posgrados también serán tecnológicos.

Institutos y universidades podrán ofertar maestrías, cuando entre en vigencia el reglamento a la LOES, competencia de la Senescyt. Y tras la aprobación de proyectos de carrera por parte del CES.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)