6 de September de 2009 00:00

Talento fresco llegó directo de Alemania

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Jóvenes

Los ensayos, los viajes, las giras, los conciertos, las partituras... La vida de  un músico es agitada, pero eso no significa que los chicos de la Sinfónica Juvenil de Alemania hayan dejado de ser jóvenes.     

Tienen entre 15 y 22 años y  estarán de visita por Ecuador unos 15 días. En ese tiempo darán conciertos, conocerán el país y harán nuevos amigos, como cualquiera que va de viaje. 

La única diferencia entre otros   jóvenes y nosotros, dice Sebastián Harras, es que tenemos que ensayar a diario. El joven de 22 años toca el trombón en la orquesta Baden Wutermberg, que llegó al país el miércoles a la madrugada.

Ese mismo día, a las 11:00, Sebastián y sus  ‘compas’ de orquesta ya estaban en pie,  ensayando para su concierto.

Grandes melodías de Beethoven  sonaban en el auditorio del Colegio Alemán, mientras los muchachos las interpretaban. Entre los  jóvenes, una violinista dejaba   ver en el escote de su espalda un corazón  dibujado con esfero y al lado la palabra Ecuador.     
 
El miércoles, el   ‘look’  de los músicos fue distinto al  que tendrán esta tarde en su recital (18:00, Casa de la Música).  En lugar de usar vestidos formales, las chicas lucían bividís. Algunos muchachos  llevaban  peinados alborotados y gorra.

“Cuando haces música hay que estar serio, pero también nos gusta ir a fiestas”, dice Johanna Pschorr (20 años). Esta trombonista se dedica 100% a la música, por eso   estudia en la Universidad Karlsruhe de su país.

Los chicos mostrarán su talento en el  país, pero también aprenderán algo de español. Aunque el idioma no será gran  problema para ellos, porque estarán en contacto con los estudiantes del Colegio Alemán. 

Sin embargo,  el percusionista de esta orquesta entiende  el castellano. Julián (22) aprendió el idioma porque  vivió un año en Uruguay. Fue a ese país también para hacer música.   
Julián dice que ser músico es su carrera y así quiere ganarse la vida. “Estoy estudiando  en el conservatorio, este es mi trabajo. Ensayo ocho  horas diarias, pero también me gusta ir de fiesta”. 

Una de las cosas que más le entusiasma de su visita a Ecuador es que tocará junto con otros jóvenes músicos de este país.

“Aquí, los jóvenes se acercan de otra manera a la música clásica y eso me gusta. Algunas chicas se quedarán tres meses más para  trabajar con la música”.

Otro de los que  entiende bien el castellano es Philipp Cogel (17), porque su mamá es colombiana. Él aclara que no solo tiene amigos músicos, sino gente que se dedica a otras actividades.

En cuanto a los gustos musicales, Sebastián dice que escucha  el rock, el pop y el jazz. A Julián le gusta también el reggae y el ska. Pero, además,  ellos entienden el abecé  de la música clásica.

Una nota más

Los jóvenes músicos tienen presentaciones en el Ecuador  hasta el 17 de septiembre.

Hoy darán  un concierto    en la Casa de la Música  (Valderrama y Mariana de Jesús),  a las 18:00, bajo la dirección de  Cristoph Wyneken. Costo: USD 10.  

Los chicos  tocarán en Riobamba (mañana, a las 20:00), en Cuenca (el miércoles a las 19:30), en Manta (el 15   de septiembre, en la U.  Eloy Alfaro, a las 19:30) y en Guayaquil (el 17 de septiembre, en el teatro Eloy Alfaro). Más en www.centroaleman.org.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)