8 de mayo de 2019 00:00

Súa espera la reconstrucción tras el oleaje

El malecón del balneario de Súa sigue destruido desde el año pasado. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO

El malecón del balneario de Súa sigue destruido desde el año pasado. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 5
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Marcel Bonilla

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los adoquines del malecón de Súa que fueron levantados por las fuertes marejadas de la Navidad pasada siguen amontonados junto a la playa de este balneario de Esmeraldas.

Este destino aparece desolado y recibe pocos turistas desde el 22 de diciembre del 2018, cuando se presentó el fuerte oleaje. Ese día se destruyeron el malecón, 14 chozas de caña o bohíos -como les llaman en la zona- y 30 familias fueron afectadas. A lo largo del espolón, también están los escombros de las pequeñas chozas.

Se ofreció la construcción del malecón, pero aún no se ejecuta, de acuerdo con los habitantes. Durante la emergencia y la reunión del COE, las autoridades gubernamentales acordaron que ese proyecto quedara a cargo de la Secretaría de la Reconstrucción.

Las autoridades y vecinos de esta parroquia de Atacames, de 4 500 personas, esperan que la Secretaría levante el malecón, cuyo costo de inversión asciende a USD 5,5 millones. Súa ya contaba con los estudios de una nueva infraestructura, ya que era una aspiración desde hace cinco años.

Con ese propósito, el Municipio contrató a la empresa Triconsul S.A. para que hiciera los estudios, que entregó en septiembre, por USD 40 000.

El diseño contempla un malecón de 700 metros de longitud, una plazoleta en el barrio Brisas del Mar -donde irían los bares- y 9 rompeolas. También está la construcción de una caleta turística, como punto de partida para la práctica de deportes acuáticos y el avistamiento de ballenas jorobadas.

El alcalde de Atacames, Byron Aparicio, quien terminará su período este 14 de mayo, señala que no han tenido una respuesta sobre esta obra.

En el XV informe presentado por la Secretaría de las acciones previstas para el 2019 solo se contempla para este año la contratación del sistema de alcantarillado para Súa.

Este diario solicitó información, el 29 de abril, a los representantes de la Secretaría de la Reconstrucción a través de su departamento de Comunicación, pero no hubo contestación hasta ayer.

El presidente de la Junta Parroquial de Súa, Fernando Arcos, explica que también esperan una respuesta del Servicio de Contratación de Obras, ya que esa entidad tiene un plan de inversión de USD 20 millones para cuatro malecones de Esmeraldas: Chamanga, Las Peñas, Muisne y Súa.

Hasta que se ejecute la obra, el Municipio de Atacames colocó hace un mes 700 m³ de piedra escollera para frenar el impacto del mar frente a la zona del malecón, con una inversión de USD 120 000.

Xavier Puebla, un comerciante de Súa, asegura que las visitas se han reducido en más de un 70% en la zona, que recibía unos 80 000 turistas en temporadas altas.

Su local de venta de ropa de playa fue uno de los afectados por el fuerte oleaje y aguaje.

Maritza Girón perdió su bohío, donde vendía caipiriñas y jugos de frutas. En los dos últimos feriados, para trabajar improvisó una carpa en una esquina contigua al malecón.

Los integrantes de la Asociación de Caipiriñeros El Prado creen que la verdadera reactivación del sector turístico dependerá del malecón y de un reordenamiento del área. “Seguiremos insistiendo hasta que se nos escuche”, señala Simón Ureña, un caipiriñero.

Los cinco restaurantes de la playa, dos operadoras turísticas y los 15 hoteles de Súa - entre grandes, medianos y pequeños- también se sienten afectados.SDLqVender tres platos de comida diarios, cuando antes pasábamos de los 20, no es negocio”, dice Romina Angulo, administradora del restaurante Kike’s, en el malecón de Súa.

Robinson Mera, un pescador de la zona, cuenta que sus ventas se han reducido, porque los dueños de restaurantes no les compran las langostas, camarón y pescado.En su caso, más del 60% de su pesca (de 80 libras diarias) lleva a Esmeraldas, para no perder la inversión diaria en combustible.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)