7 de julio de 2019 11:13

Así se forman los soldados del GEO, el grupo élite del Ejército ecuatoriano

En la foto, el GEO en el Destacamento Loreto, norte de Quito, realizando un ejercicio de rescate. Este grupo de soldados tuvo una participación destacada en la competencia Fuerzas Comando 2019 que se realizo en Chile el pasado junio del 2019. Foto: David

En la foto, el GEO en el Destacamento Loreto, norte de Quito, realizando un ejercicio de rescate. Este grupo de soldados tuvo una participación destacada en la competencia Fuerzas Comando 2019 que se realizo en Chile el pasado junio del 2019. Foto: David Landeta / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 10
Triste 1
Indiferente 5
Sorprendido 1
Contento 40
Redacción Seguridad

Miércoles 3 de julio del 2019. 10:00. Siete militares armados con fusiles de fabricación estadounidense aparecen en un campo cubierto con árboles y maleza. Es Loreto, un área ubicado cerca a la población de Sangolquí-Pichincha, en donde se entrenan soldados élite del Grupo Especial de Operaciones Ecuador (GEO).

Este es un grupo de comandos especializados en operaciones contraterroristas, y pertenecen a las Fuerzas Especiales del Ejército.

Entre sus tareas está proteger a los Presidente de la República, a diplomáticos que están de visita al país y otras autoridades de alto nivel. También realizan actividades antiterroristas en coordinación con especialistas de Inteligencia militar.

Esta unidad especializada se formó el 10 de junio de 1985.

Todos los militares que están en Loreto portan botas cafés, que significa ser parte de las Fuerzas Especiales de la Brigada Patria de Latacunga.

Para ser parte del GEO es necesario pasar por los cursos de paracaidismo (un mes), comando (cinco meses) y contraterrorismo (4 meses). A estos requisitos se le suma el tiempo de formación en las escuelas militares y los méritos obtenidos en la carrera militar.

Los interesados en ser miembros del GEO pueden aplicar una vez que aprueben un proceso de selección que dura un mes.

En la foto, el teniente Edison Naranjo realizando práctica de tiro de distancia el pasado 3 de julio del 2019. Foto: David Landeta / EL COMERCIO

En la foto, el teniente Edison Naranjo realizando práctica de tiro de distancia. Foto: David Landeta / EL COMERCIO

El terreno en que realizan sus operaciones varía entre el campo y la ciudad. Así lo demuestra el teniente Edison Naranjo, quien envuelto en un traje ghillie (prenda de material sintético para el camuflaje) está en el piso de una torre y se prepara para disparar a dos objetivos ubicados a 200 metros de distancia.

Suena un disparo y acierta. Repite el acto y tampoco falla. “Una bala, un objetivo; ese es el lema del francotirador”, dice Naranjo luego de secarse el sudor.

Grupo de élite del Ejército se prepara en tareas de contraterrorismo. Foto: Video Captura

EL COMERCIO acompañó un día a este grupo élite. Para demostrar la precisión se trasladan a un polígono de tiro, donde dos comandos demuestran su eficacia a la hora de disparar a los objetivos. Primero usan el fusil Colt M4 y luego una pistola Glock 9 milímetros. Ejecutan los disparos unos tras otros, mientras corren a frente a los blancos.

Las balas que emplearon son reales y los disparos se oyen a lo lejos. Con el equipo a cuestas realizan la demostración de su preparación física. Llevan un casco de kevlar, un material menos pesado que los cascos metálicos que usaban anteriormente los militares.

Tienen un chaleco con dos placas para evitar que una bala los atraviese, seis alimentadoras para fusil, tres alimentadoras 9 milímetros, gafas tácticas y guantes de asalto.

Para operaciones reales en la noche ocupan visores nocturnos y disponen de un sistema de comunicación, para notificar cualquier novedad al jefe de un operativo o a un compañero.

Para demostrar su eficacia, los comandos del GEO realizan la simulación del rescate de una persona secuestrada.

El miércoles, 3 de julio del 2019, el GEO realizaron práctica de tiro y un ejercicio militar simulando el rescate de una persona secuestrada. Foto: David Landeta / EL COMERCIO

El miércoles, 3 de julio del 2019, el GEO realizaron práctica de tiro y un ejercicio militar simulando el rescate de una persona secuestrada. Foto: David Landeta / EL COMERCIO

“Tengo el control, tengo el control”, grita el capitán Omar Sánchez. El oficial cuenta uno, dos, tres, cuatro, cinco e irrumpen en una casa donde una persona simula ser rehén.

Dos disparos se escuchan y lo que sigue son pasos apresurados. “Despejado, despejado”, dice el teniente Alexis Moncayo e ingresan a la habitación donde está el rehén.

“Tranquilo somos del Ejército ecuatoriano”, dice uno de los comandos. Colocan al rehén en la mitad y lo sacan en menos de dos minutos.

Sonríen. Lograron el objetivo. El secuestrado está bien y en libertad.

Este año, los siete comandos que demostraron sus capacidades en las operaciones tácticas como francotiradores, pruebas de resistencia física, asalto en edificaciones y rescate de rehenes. Obtuvieron el tercer lugar en la competencia internacional Fuerzas Comando 2019, realizada en Chile del 18 al 25 de junio del 2019.

En la foto, los soldados del GEO. El grupo de élite obtuvo el tercer lugar en la competencia internacional Fuerzas Comando 2019 en Chile. Foto: David Landeta / EL COMERCIO

En la foto, los soldados del GEO. El grupo de élite obtuvo el tercer lugar en la competencia internacional Fuerzas Comando 2019 en Chile. Foto: David Landeta / EL COMERCIO

“A pesar de no contar con equipo sofisticado, siempre hemos representado bien al país”, manifiesta el cabo Walter Jarrín.

30 minutos de ventaja sacaron al anfitrión del evento, en la marcha forzada de 20 kilómetros con 60 libras encima y en temperaturas muy bajas durante la noche.

El evento es organizado por los Estados Unidos y esta fue su XV edición. El 2018, este equipo obtuvo el tercer lugar en Panamá.

En esta competencia, el sargento Juan Carrillo obtuvo un reconocimiento por sus destacadas participaciones en la competencia por segundo año consecutivo.

Con 41 años, este militar demuestra su tenacidad. Cumple con precisión todas las actividades y reparte su conocimiento en el manejo del fusil.

“Descarguen la munición”, ordena al resto del equipo luego de usar las pistolas en el ejercicio de asalto en edificio.

Tras poner en evidencia sus habilidades, los comandos del GEO dejan sus armas para salir del destacamento. Las municiones usadas son depositadas en un cartón. El fuerte sonido de los disparos terminó y volvió la quietud a Loreto.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (19)
No (3)