1 de agosto de 2019 08:27

Tres personas sobreviven por segunda ocasión a un tiroteo masivo en EE.UU.

Los oficiales de policía vigilan fuera del sitio del Festival del Ajo de Gilroy después de un tiroteo masivo en el evento el 29 de julio de 2019 en Gilroy, California. Foto: AFP

Los oficiales de policía vigilan fuera del sitio del Festival del Ajo de Gilroy después de un tiroteo masivo en el evento el 29 de julio de 2019 en Gilroy, California. Foto: AFP

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 0
Redacción Elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los hermanos Christopher y George Cook y Alicia Olive se salvaron de morir el pasado 28 de julio del 2019 durante un tiroteo masivo que dejó tres personas fallecidas, entre ellos un niño de seis años, y 12 heridos en una feria gastronómica en California, en el oeste de Estados Unidos. Esta es la segunda vez que los tres amigos logran salir ilesos de una tragedia.

Hace dos años también sobrevivieron a una de las peores masacres en la historia de EE.UU.

Los hermanos Cook y Olive estuvieron en el festival Route 91, celebrado en Las Vegas, Estados Unidos, en octubre del 2017, que dejó 58 muertos y más de 500 heridos. Eran tres desconocidos en esos días, pero luego de la masacre se unieron a grupos de apoyo, se contactaron y se volvieron cercanos y son buenos amigos en la actualidad.

El pasado 28 de julio del 2019, casi dos años después de la masacre, se encontraron en un nuevo evento masivo, en la feria gastronómica en California y todo trascurría con normalidad. Sin embargo, la tranquilidad de la feria se interrumpió cuando un joven armado comenzó un tiroteo. Los tres nuevamente sobrevivieron al violento acto.

Geoge Cook dijo que en momentos, como los dos tiroteos en los que han salido ilesos, sienten una "gran ola de emociones", pero dice que "el tiempo cura todo" y que no cambiará lo que hace o su forma de divertirse. Las declaraciones la hizo para la cadena CNN. Él, en 2017, fue ayudado por una enfermera para ponerse a buen recaudo. La imagen de una mujer empujando su silla de ruedas dio la vuelta al mundo y los hermanos no escatimaron esfuerzos por agradecerle.

Alicia Olive, contactada por CNN, contó que sufrió depresión tras el primer evento en Las Vegas, por eso buscó ayuda y se encontró con los hermanos Cook. La relación de amistad que tienen le ha servido para superar sus miedos. Contó además, que después de ese tiroteo casi no había asistido a eventos masivos por el temor y que pensó superarlo en esta feria gastronómica. Sin embargo tuvo que vivir una nueva tragedia.

Ahora, dice, que buscará centrarse en apoyar a los sobrevivientes, a través de un abrazo, una conversación o abogando por leyes más estrictas sobre armas.

Alicia Olive, Christopher y George Cook en la feria en California. Los tres compartieron la imagen en sus redes sociales. Foto: Captura

Alicia Olive, Christopher y George Cook en la feria en California. Los tres compartieron la imagen en sus redes sociales. Foto: Captura


Un joven de 19 años fue identificado como el autor del último tiroteo. Santino William Legan disparó al azar contra la multitud con un fusil de asalto AK-47. La policía lo mató a tiros, menos de un minuto después del inicio del ataque en la feria de la localidad de Gilroy, en California.

Entre los tres fallecidos hay un niño de seis años que había ido a la feria con su madre y su abuela, que resultaron heridas en el ataque. Las otras dos víctimas fueron identificados como una chica de 13 años y un veinteañero.

Hay una persona en estado crítico entre los heridos, cuyas edades van de los 12 a los 69 años, dijo un medio de comunicación local.

Legan entró al recinto cortando una verja para eludir las estrictas medidas de seguridad del evento, entre ellas detectores de metales y el registro de las pertenencias de los visitantes, explicó la policía.

La feria de tres días estaba terminando cuando empezaron a sonar los disparos, obligando a los presentes a correr para buscar refugio.

Los hermanos Cook y Alice saben que las masacres pueden ocurrir en cualquier lugar, pero aceptar la tragedia como inevitable no es suficiente.

“No podemos decir eso a las familias que perdieron a alguien: 'Bueno, así es la vida, eso es América'. No. Es hora de decir que ya es suficiente", reiteró Alice.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)