25 de septiembre de 2020 15:58

El sistema de alerta de inundaciones se mejoró en Santo Domingo de los Tsáchilas

El equipo sonoro que se instaló en la parroquia Alluriquín permanece con alimentación voltaica las 24 horas del día. Foto: El Comercio.

El equipo sonoro que se instaló en la parroquia Alluriquín permanece con alimentación voltaica las 24 horas del día. Foto: El Comercio.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Bolívar Velasco

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Una nueva sirena de largo alcance se sumó al sistema de alerta contra inundaciones en la parroquia Alluriquín, en Santo Domingo de los Tsáchilas, occidente del Ecuador.

El jueves 24 de septiembre de 2020 se realizó una simulación para medir el alcance del aparato que fue instalado frente al edificio de la Junta Parroquial.

Los habitantes de esta zona rural de la provincia son propensos a sufrir por las crecientes del río Damas en tiempos de lluvias. Por años, las autoridades han intentando controlar el alto caudal del afluente con obras de mitigación como enrocados, desvío del cauce, entre otras, medidas.

No obstante, la amenaza es latente. Por eso en el 2017 comenzó a instalarse poco a poco un equipo que previene a los pobladores cuando el río se torna anormal.

Primero se instalaron bocinas en sitios específicos del centro poblado y luego dispositivos que miden el nivel del río.

En esta ocasión , el Cabildo colocó una sirena que se logra escuchar a ocho kilómetros a la redonda. La tecnología del equipo es parecida al sistema de alerta temprana contra tsunamis que existe en el perfil costero del país y que opera el ECU 911.

Cuenta con un sistema autónomo de energía que garantiza su permanente funcionamiento. Eso gracias a los paneles solares que captan energía. La inversión supera los USD 28 268.

El presidente de la Junta de Alluriquín, Hugo Moreno, recordó que los habitantes aprendieron estos años a convivir con la amenaza, pero también se perdieron vidas. En el 2016 , varias familias perdieron sus inmuebles que fueron arrasados por la corriente.

La fuerza del agua acabó con la vida de personas. Ahora Moreno dice que están mejor preparados porque conocen las rutas para evacuar y cómo actuar en caso de emergencias.

En el centro de la parroquia, por ejemplo, hay señalética que indica las zonas que se deben tomar para salir y los sitios para refugiarse de manera segura.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)