Sentencia para adolescente acusada de secuestrar a la niña Anahí en el sur de Quito

Agentes de la Dinapen colocaron este 10 de agosto del 2019 fotografías de la niña desaparecida Jazmín Anahí Miranda Alanuca, en paradas de buses, postes y locales comerciales del norte de Quito, para localizar a la menor. Foto: Twitter Policía Nacional

Agentes de la Dinapen colocaron este 10 de agosto del 2019 fotografías de la niña desaparecida Jazmín Anahí Miranda Alanuca, en paradas de buses, postes y locales comerciales del norte de Quito, para localizar a la menor. Foto: Twitter Policía Nacional

En agosto del 2019, agentes de la Dinapen colocaron fotografías de Anahí, durante las tareas de búsqueda de la niña reportada como desaparecida en Quito. Foto: Twitter Policía Nacional

Una adolescente de 16 años fue sentenciada a un año de internamiento institucional, por el secuestro de la niña Anahí, de dos años, que fue reportada como desaparecida en un local de Internet donde laboraba su madre en agosto del 2019. 

El Ministerio Público informó en un comunicado, publicado el 22 de noviembre del 2019, que el fiscal Vicente Chamba, de la Unidad Especializada en Adolescentes Infractores de Orellana “demostró que el 6 de agosto de 2019, la adolescente procesada y su hermana, Alicia V. P., de 19 años de edad, trasladaron a la niña a Orellana, suceso que llegó hasta las autoridades a través de información reservada“.

El caso de la desaparición de Anahí consternó a Ecuador. Según testigos, la infante fue secuestrada cerca de las 15:00 del martes 6 de agosto en un local de servicio de Internet de su madre, ubicado en el sector Pueblo Unido, en el sur de la Quito.

Ese día un vecino entró y pidió usar una computadora. Luego llegó una mujer y solicitó ayuda para ‘hackear’ una cuenta de Facebook. La madre le explicó que no ofertaba ese tipo de servicios y continuó atendiendo al primer cliente.

Cuando regresó a ver a su hija, había desaparecido. Salió a la calle y tampoco la encontró. Corrió, preguntó a los dueños de una ferretería cercana y ellos le contaron que vieron a una mujer que la agarró de los brazos, tapó su boca, la metió en un taxi amarillo y se la llevó.

Los agentes rastrearon la placa del supuesto taxi y descubrieron que fue clonada. Luego iniciaron la recopilación de evidencias. Conversaron con vecinos, familiares de la pequeña y accedieron a los videos de vigilancia. En esas imágenes se ve a dos personas sospechosas que rondaban el barrio minutos antes de la desaparición.

Las mujeres que secuestraron a Anahí la llevaron a Chillogallo y seis días después, el 12 de agosto, las procesadas se trasladaron en un bus a la provincia de Orellana, en la Amazonía.

Agentes de la Policía, junto a miembros de la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida y Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (Dinased), la Dirección Nacional de Policía Especializada para Niños, Niñas y Adolescentes (Dinapen) y la Unidad Antisecuestro y Extorsión (Unase) realizaron las investigaciones para localizar a Anahí.

Las autoridades activaron la Alerta Emilia para encontrarla. El aviso de búsqueda se difunde de manera inmediata junto a la imagen e información del menor desaparecido, a través de los dispositivos móviles, medios de comunicación masiva y redes sociales como Facebook

La infante fue rescatada el 14 de agosto en una vivienda en Orellana, parroquia La Belleza. Los agentes detuvieron a la plagiadora y a su hermana. La ahora sentenciada estaba junto a la mujer de 19 años que también está siendo procesada en el caso.

La jueza de Adolescentes Infractores, Vicenta Cuaical, dijo que a más de la sentencia de internamiento institucional, la menor procesada deberá pagar USD 1 500 a modo de reparación integral a la madre de la pequeña.