27 de September de 2009 00:00

Sembrar vientos y cosechar tempestades

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Editorial Diario El Comercio

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Con la multiplicación de paros, movilizaciones y condenables hechos de violencia de distintos sectores que no se sienten atendidos por el Estado, el país está viviendo momentos delicados por la tensión social que ha generado la posibilidad de que la Asamblea Nacional apruebe proyectos de ley de enorme trascendencia histórica.

Ninguno de aquellos sectores ha manifestado su rechazo al tratamiento de esas leyes, pero sí reclaman, y con absoluto derecho, que la mayoría asambleísta, prevalida del poder del voto legislativo mayoritario, evada su obligación ética y moral de escuchar, con respeto y sensibilidad, a todos quienes tienen algo que decir, proponer y sugerir, a fin de que cada una de esas nuevas leyes realmente interprete y exprese el bien común y el interés de la sociedad en su conjunto.

Contrariamente al espíritu de serenidad, tolerancia y equidad que el país demanda del Gobierno y la mayoría asambleísta afín al Régimen, el oficialismo ha pretendido -igual que lo hizo en algunos tramos de los debates en Montecristi con la Nueva Constitución- acelerar el tratamiento de aquellos proyectos y aprobarlos en el menor tiempo posible aprovechando que, por ahora, cuenta con el suficiente número de votos.

Dice el refrán que “quien siembra vientos, cosecha tempestades”. Lo que ahora está ocurriendo, y que evidentemente tanto le preocupa al Presidente de la República al punto que aplazó unas horas su viaje a Venezuela donde este fin de semana se produce una cumbre internacional, no es sino la confirmación de ese dicho popular.

Tres años después de asumir el mando del país, los ciudadanos esperan que quienes conducen el Estado lo hagan con madurez y verdadero espíritu democrático.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)