Dos sismos en Manabí y en Cañar se registraron este …
Militares están más presentes en 23 urbes de la Cost…
El Imbabura inspiró a dos ambientalistas a cuidarlo
Subsidio al Trole y Ecovía se mantendrá pese al alza
César Córdova, exsecretario del Cpccs, fue designado…
Del otro lado del parabrisas sienten crisis y exclusión
Mujer fue sentenciada a 7 años de prisión por estafa…
Maduro retó a los presidentes de Uruguay y Paraguay …

La violencia se expandió a siete ciudades de Guayas

El viernes, un grupo de policías realizó controles de seguridad en el norte de Guayaquil. Foto: Cortesía

El viernes, un grupo de policías realizó controles de seguridad en el norte de Guayaquil. Foto: Cortesía

El viernes, un grupo de policías realizó controles de seguridad en el norte de Guayaquil. Foto: Cortesía

El ruido de las motos durante las noches genera temor en Daule. La gente de este pequeño cantón de Guayas cuenta que, desde hace dos meses, desconocidos llegan con más frecuencia y cometen asaltos y asesinatos.

Por ejemplo, hace dos semanas dos motorizados acribillaron a un hombre dentro de su vehículo. Eran cerca de las 21:00 cuando se detuvieron al lado de la ventana del conductor y le dispararon seis veces.

Las investigaciones de la Policía señalan que los sospechosos llegaron desde Guayaquil. Lo mismo ocurrió un mes antes. Una mujer de 31 años fue atacada en la vía que conecta a Daule con el Puerto Principal.

Dos hombres en moto la dispararon cuando salía de un conjunto residencial. La Policía también descartó que fuera un robo y dijo que los sospechosos huyeron en dirección al Puerto Principal.

Los investigadores dicen que la violencia de esa ciudad se expandió a otras siete urbes del Guayas. En la lista aparecen precisamente Daule y se suman Naranjal, Balao, Milagro, Durán, Balzar y El Empalme.

Información recopilada por el Ministerio de Gobierno indica que en el 2020 las muertes violentas en todos esos cantones tuvieron un repunte.

En ese año en Guayas hubo 527 muertes violentas. Es decir, 118 muertes más que en el 2019. Desde el jueves, el Gobierno dispuso que esas urbes sean intervenidas por la Policía y que se destine a más agentes para la seguridad.

Se han montado operativos de control para identificar a miembros de bandas delictivas. En Daule, por ejemplo, en los últimos cuatro días se ha detenido a 13 personas que mantenían órdenes de captura por distintos delitos.

Inteligencia policial señala que los miembros de bandas, que se dedican al narcotráfico, robos, asaltos y sicariatos, mantienen escondites en este tipo de cantones pequeños.

En la Fiscalía reposan datos que confirman los hechos. En los últimos tres meses, agentes de esa entidad han abierto 18 procesos judiciales a miembros de estructuras criminales.

Durán, otro cantón cercano a Guayaquil, también tiene problemas de inseguridad. Allí, la Policía ha descubierto que se esconden integrantes de las dos organizaciones delictivas más grandes del país: Los Choneros y Los Lagartos.

En ese cantón, el año pasado hubo 49 muertes violentas. Allí también se desarticuló una red de sicarios de 13 miembros que actuaban en Guayaquil y otros cantones del Guayas, que el año anterior registraron más homicidios.

La Policía advierte que en Guayas hay grupos de sicarios con entrenamiento. Habla de la facilidad que tienen las redes para acceder a armas ilegales y el reclutamiento de jóvenes para cometer los crímenes.

En el asesinato del presentador de televisión Efraín Ruales se evidenció parte de estos aspectos. Los agentes descubrieron que el arma usada en el ataque también fue utilizada en otros cuatro homicidios.

Además, se reveló que por la forma de los disparos en movimiento, los sospechosos tenían entrenamiento.

Agentes de la Policía Judicial han investigado estos hechos y dicen que las bandas tienen sus centros clandestinos donde practican los ataques. Son sitios que están en cantones cercanos a Guayaquil con callejones angostos y en medio de montañas. Uno de estos centros fue hallado en Durán. En diciembre pasado fueron allanadas 14 casas en donde se escondían los principiantes de los sicarios. Todo se encuentra judicializado.

En las calles donde vivían se pintaron grafittis con los rostros de sus líderes. La Policía decomisó vehículos que usaban para cometer crímenes.

Las bandas han difundido sus entrenamientos en redes sociales. En una grabación, a la que tuvo acceso este Diario, se observa a dos jóvenes llegar a un barrio del sur de Guayaquil y disparar a la fachada de una vivienda. “Sapo (…) métete que te mato. Chonero hasta la muerte”, grita uno de los armados mientras su compañero ejecuta tres disparos seguidos.

El gobernador de Guayas, Luis Chonillo, dice que se armaron mesas de seguridad en los cantones con más problemas delictivos.

Allí se analizan las estadísticas y conocen que los armados atacan con más frecuencia los sábados, domingos y lunes.

Por eso, los operativos policiales se incrementarán en eso días.

Suplementos digitales