Esta es la agenda de Fiestas de Quito para el 29 de …
Planteles masivos no logran cumplir el distanciamiento
La Asamblea puede derogar la reforma tributaria tras…
La contaminación del aire, como antes de la pandemia…
Exportación de plátano fresco no se levanta
22 familias de Pimampiro, evacuadas por deslaves
Repatriación e indulto de presos tienen excepciones
IDV le hace frente a un equipo con más millones

El video del delicatesen

Los rostros de los hombres y mujeres eran de pánico. Fueron proyectados una y otra vez en estaciones de TV, con voces en off que relataban lo que, a su criterio (dependiendo del canal), había ocurrido durante aquel asalto a un delicatesen de Quito. Las víctimas se arrojaron al piso, cuando tres hombres armados irrumpieron.

Esas imágenes causaron conmoción, mas su difusión en los noticieros expuso a las víctimas sin ningún tipo de protección. ¿Exageración? No señores, el respeto al otro es vital en periodismo, más aún en el periodismo que aborda la violencia. De hecho, la Constitución de Montecristi establece que a las víctimas de delitos se les garantizará su no revictimización (artículo 78). Se trata de preservar su salud mental y su seguridad.

Pero no solo eso. El video del delicatesen, su difusión en los medios, no contempló otra premisa universal: la presunción de inocencia (artículo 76 de la Carta Magna) hasta que un juez diga lo contrario.

¿Será que los cultores de la crónica roja en la televisión oficial y privada empiezan a inclinar la balanza a su favor? ¿Rating? La crónica roja, dentro de una sociedad, solo engendra más violencia.

Cabe mirar a México. 60 medios de comunicación acaban de firmar un acuerdo para el tratamiento del crimen. Decidieron, en adelante, “resguardar la integridad e identidad de las víctimas y menores de edad”, “manejar siempre la presunción de inocencia”, “evitar la terminología de los delincuentes”, “denunciar el ejercicio indebido del poder”. Lo hicieron luego de una década sangrienta.

No es miedo, se trata de responsabilidad; México cuenta entre sus víctimas a periodistas. Que en Ecuador no se requiera un desbordamiento del crimen para ser sensatos.

Suplementos digitales