Geofísico advierte sobre caída de ceniza por explosi…
Capturan 28 bultos flotantes con sustancias sujetas …
México eleva a 11 las muertes por día de ataques a c…
Concluyen labores de limpieza en la vía Baños - Puyo…
Se aprueba la ley fiscal, climática y sanitaria de Biden
La mayoría de planteles de Sierra y Amazonía tienen …
Casa flotante en Santay y sitios a visitar en Guayaq…
Mega operativo para desarticular una red de narcotra…

Una de las víctimas de la explosión en restaurante aún no ha podido ser velada

Una fuga de gas habría ocasionado la deflagración ocurrida en Nochebuena en un restaurante del norte de Quito. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Una fuga de gas habría ocasionado la deflagración ocurrida en Nochebuena en un restaurante del norte de Quito. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Una fuga de gas habría ocasionado la deflagración ocurrida en Nochebuena en un restaurante del norte de Quito. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

El cadáver de María Aurora Vega, segunda víctima mortal de la explosión ocurrida la noche del domingo 24 de diciembre en un restaurante del norte de Quito, permaneció hasta este martes 26, en la morgue del Hospital Pablo Arturo Suárez.

Los protocolos legales impidieron que sus familiares puedan retirar su cuerpo tras su fallecimiento, por lo que en medio del dolor aún continúan realizando los trámites correspondientes para poder velarla.

Henry De la Cruz, nieto de la víctima, cuenta que esta fue la primera Navidad que decidieron pasar fuera de casa. “Siempre hacíamos el pavo y la cena tradicional, pero este año decidimos hacer algo diferente sin imaginar que esto iba a pasar”.

Diez miembros de su familia se encontraban en el restaurante cuando ocurrió la explosión.

Pero quien se llevó la peor parte fue su abuelita, pues parte del techo cayó sobre su cuerpo y le ocasionó una muerte cerebral.

“Un primo también resultó gravemente herido, tenía sus costillas rotas, pero afortunadamente ya le dieron el alta”, señaló el joven.

Ahora esperan que se aplique la máxima pena para los responsables del hecho. Además, exigen que se controle a los otros locales que forman parte de esta cadena de restaurantes.

Mientras tanto, la familia del niño de siete años que también falleció tras la explosión afirmó que no descansarán hasta que existan sanciones. El objetivo es que algo así "no le vuelva a ocurrir a nadie".

La explosión dejó, además, 11 personas heridas, de las cuales aún se desconoce su estado de salud.