Uruguay administrará una dosis de Pfizer a los ya in…
Alcalde de Latacunga pidió al Gobierno construir nue…
El Gobierno de Guillermo Lasso considera clave a la …
Compromiso Social quiere ‘desterrar’ a tres concejal…
Veeduría del Metro, preocupada por la falta de decis…
Santiago Guarderas pide a Quito Honesto evaluar las …
Ecuador solicitó prórroga hasta el 9 de agosto del 2…
Pamela Troya, activista Lgbtiq, habla de Twitter, su…

69 víctimas ecuatorianas de trata de personas fueron deportadas de México, Colombia y Panamá

Ecuador asistió en 2017 a 69 ecuatorianos víctimas de trata y tráfico ilícito de personas que fueron deportadas desde México, Colombia y Panamá, una cifra inferior respecto al año precedente, informó este martes, 23 de enero del 2018, la Cancillería.

El Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana precisó en un comunicado que la mayoría de los casos correspondieron a connacionales procedentes de la Sierra y específicamente de las provincias de Cañar, Azuay y Chimborazo.

“La Dirección de Atención y Protección a Ecuatorianos en el Exterior de la Cancillería informó de que estas 69 personas llegaron al país deportadas desde México, Colombia y Panamá”, se indica en la nota que informa de que la cifra fue inferior en 25 ciudadanos respecto a 2016.

La Cancillería recordó que desarrolla una “campaña permanente de atención, protección y prevención” a ecuatorianos víctimas de trata e intenta evitar al mismo tiempo que se produzcan casos de migración riesgosa, por lo que insta a los migrantes a hacerlo con toda la documentación en regla.

“Con la expedición de la Ley Orgánica de Movilidad Humana se logra una normativa que aborda la trata de personas y el tráfico ilícito de migrantes desde una perspectiva de prevención, atención, protección y reinserción de las víctimas de este delito”, dijo la directora encargada de atención y protección en el exterior, Lilibeth Romero.

El Ministerio de Exteriores  incide en que los viajes irregulares por medio de traficantes de personas suponen además de detenciones y deportaciones, el riesgo de prisión, estafas, agresiones y violencia sexual, en particular contra mujeres y menores.

Y advierte de que es la única instancia oficial que puede ofrecer información y ayuda para estos casos.