Enfrentamientos en la Penitenciaría del Litoral deja…
Restaurantes, que funcionan como bares, se hallaron …
Estas son las razones más comunes por las que le pue…
Una persona herida en accidente de tránsito en Guayllabamba
La lluvia causó estragos en Quito, el sábado 12 de j…
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 13 de junio del 2021
China pone énfasis en explorar el espacio
La Playita del Parque Nacional Machalilla es vital p…

Más carros circulan sin placas; legisladores flexibilizaron sanciones

Un vehículo que se movilizaba sin placas pasa por un puesto de control en la avenida Universitaria, en Quito. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Es mediodía y en el norte de Quito (Mariscal Sucre y Universitaria), los agentes de tránsito frenan el paso de los autos que no tienen placas. Seis conductores son amonestados en solo 20 minutos.

Los uniformados dicen que es frecuente el cometimiento de esta infracción. En la capital, la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT) sancionó el año pasado a 6 470 choferes por esta falta. Ese número es superior a los del 2019.

¿Qué ocurre? Pablo Moncayo, coordinador general de operaciones de la AMT, explica que una causa identificada hasta el momento es que la gente empezó a retirar las placas para evadir controles.

Por ejemplo, cuando en el país se dispuso la emisión de salvoconductos para restringir la circulación por el covid-19, los conductores empezaron a quitar las series o a modificarlas con marcadores y cintas. Así intentaban movilizarse sin ser sancionados.

Lo mismo ocurrió cuando en Quito se dispuso la circulación según el último dígito de la placa. Todos los casos sancionados constan en los registros de la autoridad vial.

Con base en expedientes abiertos, los agentes indican que también hay personas que retiran las identificaciones para burlar los controles de velocidad o los fotorradares. Otros, en cambio, lo hacen para ingresar a los carriles exclusivos del transporte público.

En este momento, los contraventores son sancionados con base en el Código Penal (art.389). En esa normativa se establece que toda persona que conduzca sin series, las altere o las oculte debe pagar una multa equivalente al 30% del salario básico (USD 120) y la reducción de seis puntos a la licencia de conducir.

En las recientes reformas a la Ley de Tránsito, esta última fue eliminada para cinco clases de contravenciones. El texto está en el Ejecutivo y decidirá si se ratifica o no.

El asambleísta Fafo Gavilánez, presidente de la Comisión de Tránsito de la Asamblea Nacional, dice que los cambios no se incorporaron al apuro y que no hubo presiones del sector del transporte.

En Guayaquil, la ATM (Autoridad de Tránsito Municipal) también reporta un incremento de esta contravención.
Los agentes han identificado que cada vez la gente retira los distintivos de forma voluntaria, para evadir las cámaras y los radares de velocidad que existen en la urbe porteña.

Wilson Noboa, director de control de tránsito (e) de la ATM, dice que no se trata de un déficit de placas. “Los choferes sí cargan los distintivos en sus autos. Solo cuando los detenemos sacan e intentan colocarlos con

Cuando ocurre aquello, la sanción es pecuniaria y reducción de puntos en el permiso de manejo. Pero si definitivamente no tienen las identificaciones aplica otra sanción.

En esos casos, en Guayaquil está vigente una orden para retener los vehículos por siete días e imponer una multa de USD 400. Estas atribuciones se establecieron en la ordenanza Gaceta 70, sección 6,1.

Esta normativa se instauró para evitar que más carros sin identificación circulen en la ciudad, pues desde el 2020 los índices delictivos en autos y motocicletas crecieron.

La Policía dice que el año pasado en el país se detectaron 2 888 vehículos involucrados en actos delictivos como sicariato, asaltos, secuestros, robos y accidentes de tránsito.

Entre enero del 2020 y abril del 2021, la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE) ha sancionado a 2 393 choferes con carros sin sus placas.

En Guayaquil se autorizó la venta de láminas artesanales para aquellos que tramitan las originales. Se expenden en pequeños quioscos de la urbe.