24 de January de 2012 00:00

Vacíos en la investigación de la muerte de Francisco Espinosa

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

‘Las fallas son tremendas”. Esa sentencia es de Stalin López, abogado de Néstor M., investigado por la Policía por el asesinato del empresario Francisco Espinosa, perpetrado el 2 de septiembre en Miravalle, en Quito.

“Lamentablemente, las personas encargadas de la seguridad del país se están metiendo en los temas de justicia y personas inocentes están detenidas”, enfatiza López, rodeado por amigos y familiares de Néstor M. en las afueras del Juzgado IV de Garantías Penales de Pichincha.

Su objetivo, ayer, era pedir al juez del caso que actuara con objetividad, porque -según él- “no existen pruebas que vinculen al detenido con la muerte de Espinosa”. López dice que las evidencias de la Fiscalía son un número telefónico y una serie de llamadas. “Estas no fueron realizadas por mi defendido y tampoco salieron del lugar donde él se encontraba. Esos fueron los elementos que vinculaban a Néstor con este hecho, pero no pueden vincularlo si él no hizo nada”.

Néstor M. fue detenido la mañana del 20 de septiembre junto a una supuesta banda de sicarios que, según los agentes y la Fiscalía, habría participado en el acribillamiento del empresario. Las investigaciones determinaron que uno de los integrantes de la organización habría recibido una llamada luego del crimen y con ese dato se detuvo a Néstor M.

Frente a esa acusación, Néstor M. dijo en la audiencia de flagrancia que el número telefónico que detectó la Policía era de un familiar, quien aún no ha sido detenido. A este último lo vincularon en el caso 90 días después de que Néstor M. fuera detenido con la supuesta banda de sicarios.

Ayer, los familiares del inculpado denunciaron que, pese a sus argumentos, la madrugada del sábado él fue trasladado al Centro de Rehabilitación Social número 2 de Guayaquil, denominado La Roca, por ser la prisión de máxima seguridad, para detenidos considerados peligrosos.

“¿En qué condiciones lo llevaron? Él tiene problemas cardíacos, colesterol alto y necesita medicinas. Hemos abierto las puertas de nuestra casa para las investigaciones. No tenemos nada que esconder”, dijo ayer un familiar.

López cuestionó la investigación policial que derivó en la detención de Néstor M., acusado de ser presunto autor intelectual de la muerte de Espinosa. “La Brigada de Homicidios sabe que mi defendido es inocente. Ellos me han dicho que lo ideal sería que el familiar sospechoso se entregue, pero detenerlo es su trabajo. Lo malo es que como no pueden capturarle, tienen preso a Néstor hasta que aparezca el sospechoso”.

“La información de la Policía es mal intencionada para justificar una errada lucha antidelictiva. Con más presos no se combate a la delincuencia”, señaló López.

En ese contexto, las autoridades guardan hermetismo frente al asesinato en el penal García Moreno de César F., el domingo 15 de enero. Según la Policí, él sería el líder de los sicarios que asesinaron a Espinosa.

Tras la muerte del sospechoso, cuatro guías penitenciarios fueron detenidos. No obstante, ellos recuperaron su libertad.

Cronología de hechos

2 de septiembre del 2011.  El empresario  Francisco Espinoza fue acribillado  en Miravalle.  
20 de septiembre.  Ocho personas inculpadas como los autores del crimen fueron detenidas.   Néstor M. es investigado como el presunto autor intelectual .
 
20 de diciembre del 2011.  Se realiza la audiencia de vinculación en la que un  familiar de Néstor M. aparece como sospechoso de la muerte de Espinosa.

5 de enero del 2012.  La Policía monta dos operativos en Quito y decomisa armas. Según los agentes, ese material iba a ser utilizado para sacar de la cárcel a dos miembros de la banda de sicarios. Uno de ellos, César F., fue asesinado en la cárcel 10 días después.

Según  su abogado, él no pretendía  asaltar el ex Penal.


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)