Viruela del mono, ¿se puede convertir en pandemia?
Siete tramos viales listos para circulación vehicula…
Coordinadora busca la revocatoria del mandato de Lasso
El FUT convoca a movilización nacional el 22 de junio
15 millones de muertes vinculadas a la pandemia repo…
Ecuador comprará vacunas contra la viruela si se det…
OMS asegura que ‘todavía puede controlarse’ el brote…
Caso Ola Bini: Más de tres años de duración del proc…

Testimonio de víctima de delincuencia en Quito: ‘Me robaron la moto con la que repartía comida; era mi único ingreso’

Alexis Calvache trabajaba como repartidor de comida a domicilio tras haber sido despedido de una empresa. El pasado 9 de agosto del 2020 le robaron su motocicleta. Foto: Ana Rosero/ EL COMERCIO.

Alexis Calvache trabajaba como repartidor de comida a domicilio tras haber sido despedido de una empresa. El pasado 9 de agosto del 2020 le robaron su motocicleta. Foto: Ana Rosero/ EL COMERCIO.

Alexis Calvache trabajaba como repartidor de comida a domicilio tras haber sido despedido de una empresa. El pasado 9 de agosto del 2020 le robaron su motocicleta. Foto: Ana Rosero/ EL COMERCIO.

El pasado domingo, 9 de agosto del 2020, Alexis Calvache visitó a su madre en La Bota (norte de Quito). Acudió a la vivienda preocupado porque la noche anterior su progenitora le contó que tenía síntomas de covid-19. Llegó al lugar en su moto, que era además el instrumento que lo ayudaba a subsistir como repartidor de comida tras haber sido despedido de una empresa. 

En cuestión de 30 minutos, su moto desapareció. Nadie vio nada. Por ello,  el hombre acudió a la Policía Judicial para presentar una denuncia, con esperanzas de recuperar la motocicleta y poder seguir trabajando. 

A continuación, su testimonio:

“Cada vez la delincuencia está peor. A mí me robaron la moto el domingo (9 de agosto del 2020). Resulta que fui a visitar a mi madre en su casa, en La Bota (norte de Quito).

Recién eran las 09:00. Yo estaba preocupado, porque la noche anterior me llamó y me dijo que estaba con tos, con dolor de cuerpo y sin apetito.Me preocupé, porque esos son síntomas del covid-19. Entonces, cuando llegué dejé la moto en la calle, junto a la puerta de la casa y entré. Ahí me roban.

No entiendo cómo se llevaron si el volante estaba bloqueado. Todo fue tan rápido. Estuve con mi mamá solo 30 minutos. Cuando salí la moto ya no estaba. Enseguida pregunté a los vecinos si habían visto quién se llevó, pero nadie sabía nada.

Tenía rastreo satelital, pero ya lo habían desactivado. La última ubicación marcó en el Comité del Pueblo. Fui a ese sector en taxi. Con mi hermano buscamos una hora, pero no encontramos nada.

Necesito recuperar la moto para trabajar. Por eso vine a la Policía Judicial a presentar la denuncia, para que inicien las investigaciones. Esa moto la compré hace tres meses y me costó USD 2 600. Con eso repartía comida a domicilio. Era mi único ingreso, pues me despidieron de una empresa de seguros. Allí trabajaba como mensajero, pero el 15 de abril me enviaron un correo en el que me dijeron que la crisis económica obligó a la empresa a realizar un recorte de personal.

Para denunciar el robo tuve que presentar documentos que certifican que soy el propietario. Me pidieron la matrícula, la factura de la compra, copia de cédula y foto de las placas. Ojalá puedan encontrarla”.