¿Qué se sabe de la enfermedad del presidente Lasso?
Ocupación hotelera alcanzó cifras positivas durante …
Entre antorchas Quito vivió su Noche Libertaria
Empleo juvenil en el mundo, el más afectado por efec…
Viaje de Guillermo Lasso se debe a un melanoma en su párpado
Presidente decreta nuevo estado de excepción en Guayaquil
Explosión del Cristo del Consuelo se sintió a 10 cuadras
Ministerio de Gobierno cataloga como 'acto terrorist…

Un testigo con pasamontañas llegó a diligencia por crimen de una maestra

Con el rostro tapado por un pasamontañas y bajo resguardo policial. Así llegó un testigo protegido por la Fiscalía, a la reconstrucción de los hechos por la muerte de María José Correia, la docente que fue asesinada por dos sospechosos que intentaron robarle. El hecho se dio el pasado 20 de julio, y este jueves 1 de octubre, peritos y el fiscal Marco Ordeñana, asistieron a la misma escena donde ocurrió el incidente para sumar la versión del único testigo.

Ordeñana explicó que en 30 días culminarán las investigaciones para dar paso a la audiencia de juzgamiento. Al proceso de hoy, que tardó 2 horas, llegó el padre de la fallecida, Pedro Correia. Mientras tanto, los abogados de los dos detenidos presenciaron la reconstrucción y señalaron que sus defendidos estaban en sitios aislados cuando ocurrió el robo.

La joven maestra había salido de su vivienda en dirección a una casa de salud donde atendería por primera vez su embarazo. Sin embargo a pocos metros de salir, en las calles Venezuela y la 30ava (suburbio de Guayaquil), dos sospechosos a bordo de una motocicleta intentaron arrebatarle su cartera y celular. La víctima se resistió al robo, y a cambio recibió un disparo en su pecho.

Mientras tanto, los presuntos autores del asesinato fueron detenidos 11 días después del hecho. Contra ellos, la Fiscalía los procesó bajo el delito de robo con muerte, el cual está penado con 22 a 26 años de prisión.

El caso de Correia de 27 años de edad, generó alarma en Guayaquil. Incluso el ministro del Interior, José Serrano, llegó a la vivienda donde fue velada la joven y garantizó justicia a los familiares.