El comercio decae por la alta inseguridad en Esmeraldas
Destitución de Llori enfrenta otra traba y oposición…
Dos productos frenan el TLC con México
Los planes de contingencia en mercados de Quito se a…
La justicia en Ecuador enfrenta cinco problemas complejos
Defendiendo la maglia
Salud destina USD 20 millones para dotar de medicina…
Karla Kanora explora con la cumbia y la marimba

Sentencia a policía abre debate sobre uso progresivo de la fuerza

A Santiago Olmedo se le acusa de haber disparado a dos hombres tras el asalto de un adolescente en Riobamba. Foto: Captura

El presidente Guillermo Lasso y la ministra de Gobierno Alexandra Vela cuestionaron la sentencia de tres años y cuatro meses de prisión contra el policía Santiago Olmedo. Fue condenado por el delito de extralimitación en la ejecución de un acto de servicio.

El cabo Santiago Olmedo llegó a la Unidad de Garantías Penales de Riobamba vestido con el traje formal de la Policía. Durante 40 minutos de audiencia, el uniformado escuchó cómo un Tribunal lo declaraban culpable del delito de extralimitación en la ejecución de un acto de servicio.

Esta decisión judicial se adoptó ayer (19 de enero del 2022). Los jueces Miguel Guambo, Jhoni Badillo y Washington Moreno le impusieron una pena atenuada de tres años y cuatro meses de cárcel.

A Olmedo se le acusa de haber disparado a dos hombres tras el asalto de un adolescente en Riobamba. Esto ocurrió el 11 de julio de 2021 y ambos sospechosos murieron.

Los magistrados también dispusieron que el sentenciado pague una reparación integral de USD 10 000 para las familias de cada uno de los fallecidos. Además, impusieron una multa de 10 salarios básicos.

Esta sentencia generó reacciones por parte del Gobierno. La ministra de Gobierno, Alexandra Vela, calificó de “insólita” la decisión de los jueces. En Twitter escribió “es insólito que un servidor de la Policía, que utiliza su arma para salvar la vida de un ciudadano, sea condenado. Santiago Olmedo cumplió con su deber. Apoyaremos al cabo Santiago hasta que recupere su libertad”.

Luego, a través de esa misma red social, el presidente Guillermo Lasso dijo: “Es indignante e incomprensible que un policía, como el cabo Santiago Olmedo, que protegía la vida de un adolescente, sea condenado. La Policía Nacional debe tener las garantías para cumplir con sus deberes. Le daremos todo el apoyo necesario para que recupere su libertad”.

El debate sobre el uso progresivo de la fuerza por parte de policías y militares no es nuevo. El 15 de noviembre del año pasado, el Gobierno de Ecuador anunció que promulgará un nuevo proyecto de ley para garantizar que policías y militares recurran al uso progresivo de la fuerza para defender a la ciudadanía.

El objetivo del del Primer Mandatario es que los uniformados puedan enfrentar a la delincuencia sin temor de ser sometidos a procesos penales. “Actúen señores integrantes de las fuerzas del orden. Este gobierno indultará a todos aquellos que hayan sido injustamente condenados por haber cumplido con su labor”, indicó Lasso en ese entonces.

Para el analista político, Daniel Crespo, existe un desbordamiento de la delincuencia y un fuerte descontento social por la inseguridad. Sin embargo, “el sistema Estatal ha sido incapaz de responder a las necesidades de seguridad del país”.

Crespo considera prioritario aprobar un reglamento que establezca con claridad cómo se debe emplear el uso progresivo de la fuerza y el respeto a los derechos humanos. Esa normativa debe contener protocolos explícitos que puedan orientar el actuar de los policías.

El penalista Gabriel Ponce también coincide que es necesario ese proyecto de ley para que los policías y militares puedan “ejercer los mecanismos de defensa para mantener el orden social”.

“Al usar sus armas están haciendo uso de sus facultades legales para enfrentar a la inseguridad. Eso no debe conllevar a una sanción penal”, añadió el jurista.

El proceso judicial contra el policía Olmedo no es un hecho aislado. El sentenciado reveló que hay al menos 900 policías que tienen procesos penales similares al suyo.

Por ejemplo, el 17 de enero pasado, la Fiscalía proceso por homicidio a un gendarme que abatió a un presunto delincuente durante un asalto en un restaurante en Cotocollao, en el norte de Quito.

También hay casos de agentes que fallecen a manos de la delincuencia. Precisamente, un sargento de Policía murió el 18 de enero pasado durante el asalto a un local comercial en Guayaquil.

La Fiscalía considera que las actuaciones de cada policía deben ser analizadas de forma individual. Para esta entidad, Santiago Olmedo si se extralimitó en el uso de la fuerza. Esta entidad asegura que Olmedo disparó más de 10 veces por la espalda a los dos sospechosos mientras huían.

Hugo Espín, abogado de Olmedo, considera que “es una pena injusta, pues se objetaron todas las pruebas presentadas por Fiscalía”. Aseguró que apelará ese fallo judicial.

Cifras

18 policías han sido asesinados entre el 2020 y 2021 a manos de la delincuencia durante operativos de seguridad.

8 años de servicio en la Policía. Ese es el tiempo que el uniformado Santiago Olmedo ha laborado en esa institución.