Petróleo a USD 100 por barril, ¿un nuevo ‘boom’?
Alexandra Vela: ‘La desestabilización de la de…
La mano de obra escasea en el Austro por la migración
Solo 3 de cada 100 obreros pertenecen a un sindicato
Victoria tiene depresión y pesadillas tras violación…
Quito tiene áreas verdes más grandes que Guayaquil
Operativos para ordenar el Centro Histórico iniciaro…
El agro blindó sus cultivos con las pólizas de seguro

Un hombre acusado de robar una bicicleta recibió un baño de purificación en Peguche, Otavalo

Los dirigentes de Peguche hicieron las investigaciones y ubicaron al sospechoso.

Los dirigentes de Peguche hicieron las investigaciones y ubicaron al sospechoso.

Los dirigentes de Peguche hicieron las investigaciones y ubicaron al sospechoso. Foto: Tomada de página de radio Ilumán

Un ciudadano acusado de robar una bicicleta fue sancionado mediante la justicia indígena la noche de hoy, 2 de mayo del 2021. Los habitantes de la comunidad kichwa de Peguche, perteneciente al cantón Otavalo, en la provincia de Imbabura, resolvieron aplicarle un baño de purificación.

Al implicado, que tenía el rosto cubierto y las manos atadas con una cuerda, le quitaron la ropa. Luego le azotaron con ramas de ortiga y le lanzaron baldes de agua fría. Paralelamente, las mujeres de esta localidad le recomendaban no volver a tomar las cosas ajenas y que se dedique a trabajar. También le advirtieron que si vuelve a ser sorprendido robando el castigo será más intenso.

Hasta el sitio llegaron funcionarios de la Gobernación de Imbabura, acompañados de miembros de la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas, como parte de los operativos de control, durante el toque de queda. La medida que busca evitar la expansión del covid-19 se aplica en 16 provincias del Ecuador, entre ellas en Imbabura.

Un video que circuló por las redes sociales la mañana de hoy permitió ver al acusado llevándose la bicicleta. Los dirigentes de Peguche hicieron las investigaciones y ubicaron al sospechoso. En la tarde lo juzgaron en una asamblea comunitaria. Ahí se resolvió el castigo.

Esta es la segunda vez que se aplica la justicia indígena en Otavalo en menos de una semana. El 28 de abril último, una mujer acusada de robar mercadería en el mercado Copacabana, también fue sancionada de acuerdo a las costumbres y tradiciones de los indígenas. Ante la vista de la ciudadanía le bañaron con agua fría y le azotaron con ramas de ortiga. Luego fue entregada a miembros de la Policía Nacional.

De acuerdo a la tradición indígena, se utiliza agua y ortiga, considerados elementos sagrados, para limpiar el cuerpo y espíritu de una persona que se ha desviado del camino correcto. Este derecho consuetudinario está amparado en el Artículo 171 de la Constitución. Ahí se señala que las autoridades de las comunidades, pueblos y nacionalidades indígenas ejercerán funciones jurisdiccionales, con base en sus tradiciones ancestrales y su derecho propio, dentro de su ámbito territorial.

Suplementos digitales