La constitucionalidad de derogatoria de la reforma t…
El polvo de los escombros sigue afectando a Cocotog
Pico y placa en Quito: Restricciones para este jueve…
Estos temas marcaron la jornada noticiosa de este 30…
Joselyn S., única detenida por el caso María Belén B…
180 000 aves se sacrificarán como parte del protocol…
Dos fallecidos y 30 desaparecidos por deslizamiento …
Colombia permite licencia de adopción para parejas h…

Identifican restos de migrante desaparecido en enero del 2017

Desde la desaparición de Daniel Ávila, la familia en Gualaceo estuvo pendiente de su búsqueda. En la casa levantaron un altar con sus fotos.

Desde la desaparición de Daniel Ávila, la familia en Gualaceo estuvo pendiente de su búsqueda. En la casa levantaron un altar con sus fotos.

Desde la desaparición de Daniel Ávila, la familia en Gualaceo estuvo pendiente de su búsqueda. En la casa levantaron un altar con sus fotos. Foto: Cortesía 1800 Migrantes

Mediante una prueba de ADN, el Centro Forense de Texas (Estados Unidos) confirmó que los restos encontrados a mediados del año anterior en el río Bravo, pertenecen al migrante ecuatoriano Daniel Rodrigo Ávila, de 44 años.

Ávila era oriundo del cantón La Troncal, provincia de Cañar; pero vivía con sus hijas en Gualaceo, Azuay. Era taxista y de allí partió el 29 de noviembre del 2016, con destino a los Estados Unidos, en calidad de indocumentado. Era el segundo viaje a ese país.

Unos años antes pasó una temporada de trabajo allá. Según Karina Ávila, su padre decidió irse porque ganaba muy poco y tenían algunas deudas que pagar. La última vez que la familia supo de Ávila fue el 27 de enero del 2017.

Desde la frontera de México, ese día iba a cruzar el río Bravo en compañía de Anthony Bueno, de 24 años, oriundo del cantón azuayo de Sígsig, que también sigue desaparecido desde esa misma fecha.

En principio, las autoridades judiciales del Condado de Zapata (Texas), identificaron los restos por medio de las huellas dactilares y algunas pertenencias encontradas como un anillo, ropa, piezas dentales y documentos personales (cédula y licencia de conducir).

Pero, por el acelerado estado de descomposición del cuerpo, los familiares que viven en Estados Unidos y que han estado al frente de la búsqueda permanente, dudaron de que se trate de Daniel Ávila. Por eso, solicitaron el examen de ADN.

Tras varios meses y por vía telefónica, las autoridades de ese Estado confirmaron que los resultados dieron positivo para Daniel Ávila. Esa noticia la recibió su hija Karina Ávila, quien ahora gestiona ante la Cancillería la repatriación de los restos.

El cuerpo está en custodia en el Centro Forense de Texas y se abrió una investigación para determinar las causas de su muerte, dijo William Murillo, de la organización privada 1800 Migrantes, quién también hacía seguimiento de este caso.

Él lamentó que para la identificación de este y otros cuerpos “tengan que pasar meses por la falta de gestión. Esperamos que la Cancillería no demore en la repatriación”. 1800 Migrantes tiene un listado de 119 desaparecidos desde el 2006 y en esa lista estaba Ávila.