22 de September de 2011 00:01

La Policía vincula a Los Choneros con 2 crímenes

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La mujer se espantó al ver los cuatro cadáveres en el interior del automóvil blanco luego de la balacera que se registró el martes, en el recinto Piedra Azul, de la parroquia Ricaurte.

Las detonaciones incluso se escucharon en los alrededores de esa localidad, donde se celebraban las fiestas de parroquialización. “De inmediato se corrió el rumor de que algo grave había sucedido. Todos corrimos al sitio porque al lado queda una escuela donde están nuestros hijos”, manifestó otra mujer del lugar.

Allí fueron asesinados cuatro hombres. Según testigos, dos de ellos estaban puestos el cinturón de seguridad en la parte delantera del auto, mientras que los otros dos intentaron escapar. Uno de ellos fue ultimado en la calzada, cerca de la puerta de los asientos posteriores, mientras que otro fue acribillado tres metros más allá del automotor, en unos pajonales.

Un día después del crimen, la Policía Judicial halló en el interior del automóvil tres proyectiles. Según los agentes, estos habrían causado la muerte de dos ocupantes del automotor.

Los gendarmes también hallaron alrededor de 30 casquillos de bala. En el auto de las personas fallecidas había una pistola de 9mm con dos alimentadoras, en el carburador del auto. También había ropa, celulares y documentos.

Otro uniformado dijo que dos de los cuatro fallecidos pertenecían a la banda de Los Choneros. “Se tiene conocimiento de que iban a cumplir un ‘trabajo’ (de presunto sicariato) en Quito”.

En los informes de Inteligencia se pudo recopilar documentos y fotografías de la posible víctima que iba a ser ultimada en la capital. Un oficial de la Policía Judicial informó que dos de los fallecidos eran investigados por “delitos de extorsión y sicariato...”.

En las indagaciones se presume que este crimen se debe a un ‘ajuste de cuentas’ entre las bandas de Los Joselyn y Los Choneros. La hipótesis que manejan las autoridades es que hace un mes, miembros de Los Choneros quisieron eliminar a un miembro de los Joselyn. “En venganza, los últimos acribillaron a las cuatro personas el martes al mediodía en Piedra Azul”, dijo un agente.

Wilmer Cuéllar, jefe del comando de Chone, manifestó que existen alrededor de 170 uniformados para el cantón, el cual tiene una población aproximada de 150 000 habitantes.

“Un 95% de las muertes violentas en Manabí se dan porque existen problemas con personas que actúan al margen de la ley, así como de quienes tienen conflictos con chulqueros. También influye la disputa de territorios para comercialización de drogas o las peleas entre organizaciones delictivas u otras cosas”, señaló el oficial.

También indicó que tienen dificultades para combatir a las bandas del crimen organizado. A su juicio, la Policía no cuenta con equipamiento tecnológico. “No hay recursos para interceptar llamadas telefónicas, compra de información y vehículos particulares para pasar desapercibidos”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)