31 de October de 2011 00:01

La Policía busca reducir el robo a domicilios regulando las mudanzas

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En la Unidad de Policía Comunitaria (UPC) de Solanda, en el sur de Quito, el cabo Buenaño indica a Cecilia S., moradora del sector, cómo llenar un formulario para trasladar sus muebles y electrodomésticos por la ciudad.

La mujer decidió cambiarse de casa el sábado último. “Aprovecharé el próximo feriado para arreglar las cosas en mi casa propia, en Los Chillos”, dice.

El policía le explica que debe precisar la dirección desde la cual se trasladarían los muebles así como su destino; el color y marca del vehículo contratado; el nombre del conductor, etc. Cecilia S. asiente y llama por teléfono a su esposo, quien se encuentra en la casa con el vehículo de mudanza, para que le dicte los datos.

Los requerimientos hechos por el uniformado rigen desde el 27 de octubre para el traslado del menaje de hogar en un cambio de casa. La llamada ‘guía de traslado de bienes muebles o mercadería’ es una iniciativa del Comando Policial del Distrito Metropolitano para reducir los robos a domicilio. Esta se entrega en las UPC.

Según el Sistema de Información para la Gobernabilidad (Sigob), Quito es la ciudad con el mayor índice de atracos a viviendas. De enero a agosto, el organismo reportó 1 843 hechos. En Guayaquil, en el mismo período, hubo 863 (el índice a escala nacional fue de 7 565 denuncias).

El último informe del Observatorio Metropolitano de Seguridad Ciudadana (OMSC) refiere, asimismo, que este año Quito reportó más robos a domicilios que en el 2010: entre enero y septiembre hubo 1 886 hechos, frente a 1 634 en igual período del año pasado. Según esa base de datos, este año además se denunciaron 723 asaltos a personas a domicilios, frente a 698 en el 2010.

Juan Carlos Rueda, comandante de Policía del Distrito Metropolitano, dice que el salvo conducto para el traslado de bienes es una medida preventiva que ha funcionado con éxito en ciudades de Colombia y de Chile. “Esto nos va a garantizar mayor seguridad en la ciudad. En Santiago de Chile, cuando alguien se va a mudar acude a la Comisaría y le dan un permiso de circulación. Aquí se hará lo mismo en las UPC”.

En la UPC de Solanda, Cecilia S. consulta al policía si es necesario detallar cada electrodoméstico y mueble en la guía de traslado. A la mujer le preocupa el escaso espacio del documento para escribir. El uniformado le sugiere no dejar nada afuera: “Esos datos son necesarios para el registro. Cuando llene todo, le sello la guía y puede seguir con la mudanza”.

En el centro-norte de la ciudad, en las afueras del mercado de Santa Clara, Julio Salas, conductor y socio de la Cooperativa de camiones Tarqui, tiene otra inquietud. A su parecer, el formulario está incompleto: “Falta el nombre de la cooperativa a la que pertenece el vehículo de mudanzas”.

El servicio es ofertado por camiones agremiados, de alquiler. “Estamos regulados por el Municipio, con una revisión de Corpaire semestral, así como con pago de impuestos. La medida apunta a combatir los robos a domicilios, aunque no promueve el uso de camiones legales”, dice Salas.

Rueda considera que es una buena iniciativa y que podría incluirse. “Estamos abiertos a las sugerencias de la ciudadanía”.

“La guía podría respaldarnos si un contratante no es el dueño legítimo de los enseres”, señala Édison Pavón, de la Cooperativa Los Andes, que opera afuera del Mercado de Iñaquito, en el norte.

Sentado en su camión de carga pequeña (3 toneladas), explica que hay casos en los que se ha involucrado a transportistas del gremio. A él le inquieta que en la guía se especifique la hora de finalización del permiso de traslado.

“¿Y si por motivos ajenos a mi voluntad, me demoro más en el traslado?”, se pregunta. “Solo en el empaque de los muebles, desde un primer piso, me tardo unas cuatro horas”, explica.

Rueda dice que se han identificado horarios de mayor incidencia de robos a domicilios. “En esas horas habrá más operativos”.

Patricia N. dice que la medida pudo evitar el robo de su casa. El 2010, viajó con su familia a la playa, porque un hermano vino de vacaciones. “Era el viaje que siempre soñamos, dos semanas recorriendo la Ruta del Sol”.

Al ingresar a su casa en Quito, sufrió un ataque nervioso, que la llevó a una casa de salud. Los vecinos vieron que hombres con mandiles y gorras azules ‘mudaron’ su casa de dos pisos en menos de una hora, un miércoles por la mañana. “Hasta las camas se llevaron. Son tan osados que un delincuente pidió prestada una llave inglesa a un vecino, para desconectar la lavadora”, dice la mujer.

Con las facturas a mano

Según Juan Carlos Rueda,  jefe de Policía del DMQ,   la medida no es punitiva. “Si alguien no lleva la guía, deberá  probar la propiedad de los bienes con facturas”.

Según el censo  económico del 2010 efectuado por el INEC, en Quito existen 116 negocios legales dedicados al servicio de transporte de mercadería.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)