Muertes violentas crecen en Esmeraldas por disputas …
El empleador es quien elige usar la opción de teletrabajo
Fernanda Vásconez ayudó a crecer el fútbol femenino
300 viveros florecieron en Nayón durante la pandemia
La vacunación en niños reduce casos severos de covid-19
El CNE alista el inicio del período electoral para l…
Oleajes anómalos en el litoral de Perú por erupción en Tonga
Liberan a uno de los rehenes secuestrados en sinagog…

Familiares de Lisbeth Baquerizo acudieron a la Fiscalía de Guayaquil para exigir agilidad en las investigaciones por su muerte

Familiares de Lisbeth Baquerizo, víctima de femicidio, piden celeridad en las indagaciones. Foto: Mario Faustos/ EL COMERCIO.

Familiares de Lisbeth Baquerizo, víctima de femicidio, piden celeridad en las indagaciones. Foto: Mario Faustos/ EL COMERCIO.

Familiares de Lisbeth Baquerizo, víctima de femicidio, piden celeridad en las indagaciones. Foto: Mario Faustos/ EL COMERCIO.

La familia de Lisbeth Baquerizo quiere que su asesinato se investigue con agilidad. Así lo exigió la mañana de este martes, 12 de enero del 2021, en los exteriores de la Fiscalía de Guayaquil.

Vestidos de negro y con fotografías de la joven, de 30 años, sus familiares realizaron un plantón para pedir celeridad en las indagaciones. Allí recordaron que, desde el 21 de diciembre pasado, fecha que Lisbeth fue hallada sin vida, no se ha detenido al responsable del crimen.

El principal sospechoso es el esposo de Lisbeth, quien actualmente está prófugo. Katty Muñoz, madre de la víctima, pidió que la Policía lo ubique y que todo se esclarezca. “Solo quiero saber la verdad y si es responsable tiene que responder por lo que hizo”, señaló.

El plantón de esta mañana coincidió con la toma de versiones que la Fiscalía tenía planificado realizar a los padres y hermanos del esposo de Katty. Ellos fueron citados a las 09:00. Según la familia de Lisbeth, el padre del esposo les habría comunicado sobre la muerte de la joven.

En un principio, la familia conoció que la joven falleció producto de una caída. Sin embargo, en el funeral se percataron que tenía signos de violencia. De allí que denunciaron el hecho y en una nueva autopsia se comprobó que murió tras ser golpeada en la cabeza con un objeto contundente.

Actualmente, por estos hechos, existe un hombre detenido. Él habría sido el médico que firmó el certificado de defunción de Lisbeth sin advertir que se trató de un crimen.

Suplementos digitales