36 internos serán trasladados de Cotopaxi a otras cá…
4 000 pequeños productores de banano recibirán una s…
Conductores son propensos al ‘bujiazo’ en medio del …
Agenda de eventos para este 21 y 22 de mayo en Guayaquil
Sublinaje del covid-19 de EE.UU. es identificado en …
Glas se entregó a la Policía en su casa
Maduro celebra cuatro años de su reelección presidencial
Ecuador presidirá el foro Futuro Verde en Cumbre de …

Migrantes retornados se encadenaron en la Plaza Grande, en Quito

Los manifestantes indicaron que se mantendrán en una huelga de hambre hasta conseguir que el primer mandatario los escuche. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

Los manifestantes indicaron que se mantendrán en una huelga de hambre hasta conseguir que el primer mandatario los escuche. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

Los manifestantes indicaron que se mantendrán en una huelga de hambre hasta conseguir que el Jefe de Estado los escuche. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

Un grupo de migrantes retornados que viven en las provincias de Tungurahua, Chimborazo y Guayas se encadenaron la mañana del miércoles 9 de agosto del 2017 en la Plaza Grande, frente al Palacio de Carondelet, en Quito. El acto se hizo con el fin de pedir una audiencia con el presidente Lenín Moreno.

“Queremos que escuche la situación en la que nos encontramos. Estamos sin trabajo, por la edad no nos dan oportunidades y no somos sujetos de crédito para montar un negocio”, explicó Kléver Díaz, quien vivió en Estados Unidos durante cuatro años.

Mercedes Zaruma regresó al Ecuador hace tres años, luego de haber vivido 20 años en España y asegura que están atravesando una crítica situación. “El expresidente Rafael Correa nos pintó un país de colores y regresamos con la esperanza de trabajar pero no hay oportunidades”.

Los manifestantes indicaron que se mantendrán en una huelga de hambre hasta conseguir que el Jefe de Estado los escuche.