Con agua contaminada se riegan 7 500 hectáreas de cultivos
Los negocios y el temor conviven con dos cárceles en Quito
En Ecuador también hay voces que imploran por la eutanasia
Pérdidas millonarias en importaciones ficticias
Guillermo Lasso se apoya en siete consejeros
Guayaquil le brindó un fugaz adiós a Álex Quiñónez, …
China aprueba ley para reducir la presión de las tar…
Rusia se encierra ante máximos históricos de covid-19

El malestar de los familiares de policías arrestados se acentúa

La defensa de un padre. Rodrigo Cevallos dice que el día de los hechos su hijo, también detenido, no estuvo en Quito.

La defensa de un padre. Rodrigo Cevallos dice que el día de los hechos su hijo, también detenido, no estuvo en Quito.

Las críticas al Alto Mando de la Policía aumentaron. Ayer, Rodrigo Cevallos, portavoz de los familiares de los policías detenidos en el caso Hernán Cedeño y padre de uno de ellos, cuestionó al comandante Freddy Martínez.

Sentado en la sala de su casa, Cevallos dijo que los uniformados no tienen protección alguna. “Quienes son infractores no están pagando una pena. Quienes ahora tienen fuerza son los delincuentes. A ellos sí se les respetan los derechos humanos, cosa que no ocurre con los policías”.Cevallos, un coronel de la Policía en servicio pasivo, preguntó a Martínez si hizo algo cuando los padres de los aspirantes atacaron a los uniformados al no conseguir un cupo. “No hizo nada”.

Este malestar ya se evidenció desde el mismo miércoles, cuando fueron detenidos los primeros 14 agentes. Ese día, en las afueras de la Policía Judicial (PJ) se mostraron carteles que decían: “Comandante general, los policías somos sus compañeros” o “Los policías también tenemos derecho a la defensa”.

El viernes, Martínez convocó a una rueda de prensa y dijo que los “compañeros policías están protegidos y respaldados” por las autoridades. Pero aclaró que todos deben cumplir con la ley.

Cedeño dijo que no hay tal protección y se mostró indignado por el pedido del Ministerio del Interior, para que se reabran las investigaciones de los casos Fybeca, Terranova y la muerte del joven Damián Peña, en una manifestación, en Cuenca. “No he sabido que se juzgue dos veces un mismo hecho”, indicó Cevallos al referirse a los tres temas.

Él contó que su hijo pasó ocho años en la Unidad Antisecuestro (Unase). Luego operó un año en el extinto Grupo de Apoyo Operacional (GAO), hasta el año pasado en que se cerró esta unidad especial de investigación.

Desde entonces, el hijo de Cevallos laboró en la Unidad de Vigilancia Norte (UVN), hasta el pasado miércoles cuando a las 08:00 fue detenido por sus compañeros luego de terminar su guardia nocturna y salir de la central de radiopatrulla.

“Usted cree que mi hijo era capaz de hacer algo, capaz de terminar con la vida de alguien. Yo siempre le he enseñado a que se debe respetar los derechos humanos”, explicó Cevallos.

La noche del viernes, él y otros familiares de los agentes arrestados se reunieron para delinear la defensa legal. El coronel en servicio pasivo dijo que el día del arresto a Cedeño (30 de septiembre del 2009) su hijo no estaba en Quito, sino en Esmeraldas en una misión del Grupo.

Este Diario habló con agentes que realizaron la investigación. Ellos aseguraron que los documentos que respaldan la supuesta ausencia en Quito son falsos. El viernes se conoció que en Esmeraldas se inició otra investigación, para ratificar o negar la versión de los uniformados, quienes aseguraron que en el momento del arresto de Cedeño estaban en esa ciudad.

Paralelamente, en el Comando General se iniciaron los trámites administrativos para una posible baja de los agentes.

Durante sus operaciones, el GAO fue acusado de una serie de denuncias. Estas llegaron a la Comisión Latinoamericana de Derechos Humanos (Aldhu) y a la Defensoría del Pueblo.

Este último organismo también conoció el caso de Miguel Cadena. Se emplearon cinco meses para ratificar su informe contra el GAO y en marzo del 2009, el comisionado de Pichincha, Jaime Hernández, determinó que ocho policías supuestamente torturaron y violaron procedimientos legales en el arresto del joven quiteño.

Él fue acusado del asalto a la joyería Terranova, del centro comercial El Bosque, ocurrido a inicios de 2008. En su resolución sostuvo que se debe indagar penalmente. Tras un juicio, Cadena fue sobreseído definitivamente. Ahora, su caso también será reabierto por órdenes del Ministerio del Interior, hecho criticado por Cevallos.

Los hechos polémicos que afectaron la imagen del GAO

25 de marzo del 2008

CASO TERRANOVA

Los agentes del Grupo de Apoyo Operacional detuvieron a Miguel Cadena, hijo (izquierda). Su arresto fue por una infracción de tránsito, pero luego lo acusaron de haber participado en el asalto a la joyería Terranova. Fue sobreseído definitivamente.

15 de abril del 2009

MUERTES EN MANTA

Carlos Cantos (18 años) y Oswaldo Chávez (38) fallecieron supuestamente en una balacera con el GAO y con la Unase. El hecho se produjo a 100 metros del cementerio Parque de los Recuerdos y cerca del burdel El Puente, en la vía Manta-Rocafuerte.

8 septiembre 2010

14 DETENCIONES

La Policía detuvo inicialmente a 14 agentes acusados de la muerte de Hernán Cedeño. Los familiares de este ciudadano rechazaron la versión de los familiares de los gendarmes. Ellos dijeron que Cedeño ingresó a Colombia días después del arresto.

“Yo  siempre le he enseñado a mi hijo que en su trabajo como policía    debe respetar los derechos humanos”.

“No he sabido que se juzgue dos veces  un mismo caso (reapertura de tres hechos)”.

Rodrigo Cevallos. Portavoz de los familiares de los agentes

Suplementos digitales