Pico y placa en Quito: restricciones para este viern…
La Planta de Tratamiento El Troje ampliará su capacidad
En Quito se han rehabilitado 65 km de vías
Menos casos de covid-19 en Quito, pero decae la vacunación
El bachiller rural accede menos a universidades en Ecuador
A joven acusado de robo le cortaron una mano, en San…
Choque de bus y camión deja al menos tres fallecidos…
Instituciones educativas fiscales que son recintos e…

Maquillador de funeraria fue sentenciado a cinco meses de cárcel dentro de la investigación por la muerte de Lisbeth Baquerizo

Los familiares de Lisbeth Baquerizo han realizado plantones para exigir justicia. Foto: Archivo / EL COMERCIO

El maquillador de una funeraria reconoció haber cometido el ilícito (se acogió al procedimiento abreviado) y el juez Johan Briones lo sentenció por fraude procesal dentro de la investigación por la muerte de Lisbeth Baquerizo, un hecho perpetrado el 21 de diciembre del 2020.

¿Por qué la figura de fraude procesal?

Porque no informó a las autoridades sobre los verdaderos detalles del hecho violento, pues había dicho que la muerte fue producto de una caída por escaleras y no producto de femicidio. Así lo dice la Fiscalía.

Según la entidad, lo manifestado por el maquillador impidió determinar los verdaderos detalles. Tampoco se pudo detener al presunto responsables (el esposo de Lisbeth) en delito flagrante.

Durante la audiencia, la fiscal del caso, Yoli Pinillo, expuso la denuncia presentada en Fiscalía por el padre de la joven, el certificado de defunción en el que se detalla que la causa de muerte fue un traumatismo craneoencefálico, a causa de dos heridas provocadas con un objeto contundente.

También entregó el certificado de defunción adulterado, que señalaba que la causa de muerte fue un infarto cardiovascular.

A estos se sumó el testimonio del maquillador, quien dijo que al llegar al lugar donde ocurrió todo, el esposo de Lisbeth Baquerizo le pidió que “proceda con el cuerpo con la finalidad de que no se le practique una autopsia”.

Además, se presentó el acta de levantamiento del cadáver, videos de cámaras de seguridad de la urbanización donde ocurrieron los hechos y de la funeraria.

Con estos elementos, el juez Briones sentenció al procesado a cinco meses de prisión y dictó una reparación integral de USD 5 000 a favor de la familia víctima, así como el pago de una multa de 10 000 salarios básicos unificados y disculpas públicas.