6 de January de 2012 09:04

‘Para ingresar a la casa rompieron las ventanas’

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Mi  familia decidió reunirse en la casa de mi madre la noche del 24 de diciembre, en el sur de Quito. Vivo en el norte y antes de salir con mis hijos, dejamos aseguradas las puertas de la casa. Cerramos las ventanas e incluso por seguridad las atrancamos con palos de madera en los contornos.

[[OBJECT]]Nada de eso funcionó. A la mañana siguiente, es decir el 25, regresamos por la noche, después de una reunión familiar. Vimos la puerta de metal abierta   y la de madera cortada e incluso sacadas las chapas en las dos.

Cuando entramos en la casa vimos vidrios rotos por todo lado porque para ingresar, los delincuentes rompieron las ventanas. En vista de que no pudieron sacar los palos las rompieron e ingresaron por allí y por la puerta principal. Toda la casa estaba desordenada, encontramos cobijas tiradas, ropa en el piso, alimentos regados... fue increíble.

Se habían llevado las dos televisiones que teníamos, el equipo de sonido, la computadora, el microondas y la cocina. Supongo que la refrigeradora no se llevaron por el peso, estaba llena.

Lo impresionante era ver cómo regaron cosas en el piso, hasta los baños estaban desordenados. Ahí nos dimos cuenta de que eran personas que nos conocían y que a propósito quisieron hacernos daño. Es una acusación seria pero por la forma en que ingresaron y rompieron  todo adentro no nos dejaron otra alternativa más que pensar que fue una venganza.

Haciendo el recuento de los daños sí nos perjudicaron por lo menos con unos USD 2 000, porque a más de los electrodomésticos se  robaron ropa, comida y objetos de valor de la casa.

Con dolor empezamos la tarde del 25 de diciembre a limpiar los destrozos. Yo no paraba de llorar viendo mi casa así, fue triste y desesperante. No vivimos rodeados de casas, hay terrenos baldíos a nuestro alrededor. Por esa razón nadie escuchó lo que pasó y para los delincuentes fue sencillo parquear un camión para subir las cosas que con tanto esfuerzo hemos conseguido.

Al principio no quisimos ir a poner la denuncia porque todos saben que nadie hace nada y nuestras cosas no serán devueltas. Un familiar nos aconsejó de todas maneras hacerlo, así que fuimos la semana siguiente.

No tenemos sospechas de quienes pudieron ser. Solo esperamos que con las nuevas seguridades que pusimos no vuelva a ocurrir una desgracia semejante. Pediremos más patrullaje policial para el sector sobre todo en épocas festivas en las que la gente sale de sus casas a reuniones.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)