12 de August de 2012 00:01

Un hombre fue asesinado a palos cerca de su casa

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Salió a las 02:00 del sábado a comprar cervezas en una tienda y a los pocos minutos fue encontrado por sus familiares muerto en una acera de la ciudadela Santa Mónica, en el sector de Los Esteros, sur de Guayaquil.

Miguel Ángel L., de 24 años, había celebrado el feriado del 10 de agosto con una reunión familiar. A cinco cuadras fue interceptado por un desconocido, quien lo habría atacado con un palo, que fue encontrado junto al cadáver.

“Se había terminado la cerveza y fue a buscar más. Parece que lo mataron por robarle. Le dieron con un palo y también con piedras. Se le llevaron todo lo que tenía: la billetera, los documentos, el dinero, todo”, contó Underwood C., suegro del fallecido.

El informe de Medicina Legal de la Policía apunta a que el cuerpo del joven presenta politraumatismos en tronco, cabeza y extremidades. Su rostro estaba desfigurado por los fuertes golpes y sufrió una severa fractura en la base del cráneo. “Tiene golpes por todo el cuerpo, pero los de la cabeza fueron mortales”, explicó el médico legista Jorge Córdova.

Según el Observatorio de Seguridad Ciudadana de Guayaquil (OSCG), ente adscrito a la Gobernación del Guayas, en Guayaquil se han registrado 215 asesinatos en lo que va del año.

Según estudios del organismo, uno de los sectores donde más se reportan crímenes de este tipo es la ciudadela Los Esteros, donde ocurrió este último asesinato. Esta es una zona de clase media, ubicada en el sur de la ciudad, y rodeada por varias zonas populares como Fertisa y Viernes Santo.

Otras zonas reportadas como peligrosas por el Observatorio son la Trinitaria, la cooperativa Unión de Bananeros en el Guasmo (también en el sur), Pascuales, Bastión Popular, El Fortín y Juan Montalvo (en el noroeste).

La mañana de ayer, afuera de la morgue de la Policía, la esposa de Miguel Ángel L. esperaba su cadáver para el velatorio. “La zona donde lo mataron es muy insegura, aunque hay un cuartel de la Policía cerca. Ahora mi hija queda sola con un niño de 4 años”, dijo Carmen Q., suegra del fallecido.

La víctima laboraba en una imprenta. “Era tranquilo. Todo el día pasaba en su trabajo y en la noche regresaba a la casa”, dijo la esposa mientras esperaba sentada en la vereda frente al anfiteatro. Por eso, pese a la brutalidad del homicidio, sus familiares niegan que se trate de algún tipo de venganza.

En lo que va de la última semana, en la Fiscalía del Guayas se receptaron 12 homicidios. El OSCG señala que las denuncias por asesinatos se presentan con más frecuencia entre las 18:00 y 21:00. El 60% de los crímenes se reporta los fines de semana, particularmente los domingos, con un 24,45% de las denuncias.

Un vigilante fue agredido

En un operativo de rutina, el vigilante de  tránsito   Juan Carlos Lozano Arias fue agredido por un conductor que manejaba, presuntamente, en estado etílico.

Dos policías detuvieron a Francisco T. cuando se movilizaba por la vía Casuarina, a la altura de la vía Perimetral, en el noroeste de Guayaquil. Pero al percatarse de que se trataba de una infracción de tránsito (conducir en estado de ebriedad), los agentes pidieron a Lozano que se encargara del procedimiento.

El vigilante llamó por radio a un patrullero para llevar  al conductor a la Delegación 3 de la Comisión de Tránsito, en el sur, para la prueba de alcoholemia. En ese momento recibió un golpe en el rostro y otro hombre, que se identificó como yerno del conductor, se le acercó y también lo golpeó.

Francisco T. sacó un cuchillo  para atacar al vigilante. “Me intentó apuñalar para asesinarme”, relató el agente de tránsito en su denuncia ante la Fiscalía. Como evidencia, el chaleco y el pantalón del vigilante presentaban cortes. El detenido fue trasladado a la Policía Judicial para la audiencia de formulación de cargos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)