Transportistas rechazan impuesto de matriculación ap…
‘Cat lovers’ de Quito tienen sus propios refugios
Devolución de cobros indebidos y con intereses, una …
Los problemas de salud mental aumentaron en los univ…
Policías se toman la Quinta Avenida para despedir a …
Secretario de Estado de Estados Unidos ratifica a Ec…
Secretario, que difundió información reservada del c…
45% de filtraciones de datos exponen nombres, correo…

“Debemos ser más empáticas y solidarias frente a la violencia”

Lady Balladares (centro) participa en foros contra la violencia femenina, donde cuenta lo sucedido con su hermana. Foto: Cortesía

El asesinato contra su hermana menor la llevó a tener una mejor perspectiva sobre la violencia femenina, empatía, solidaridad e involucramiento con las causas impunes de mujeres violentadas.

Estas son las palabras que reitera Lady Balladares cada vez que cuenta este caso, que en su momento tuvo fuertes repercusiones, precisamente, porque halló en otras mujeres y colectivos lo que ahora cree que es una parte fundamental para sentar precedentes.

‘Callar duele más’ es el título que lleva un documental en el que Balladares participó para visibilizar las agresiones contra mujeres en Santo Domingo de los Tsáchilas y el país.

En la pieza audiovisual, preparada por la productora Rakanake, esta mujer narra una parte de lo que vivió mientras buscaba que se hiciera justicia a su hermana Angélica Balladares, quien fue víctima de violencia en Riobamba, en 2013, en circunstancias que no se han esclarecido completamente para Lady.

Aunque aún tiene dudas, Lady trata de dejarlas atrás para tomar un nuevo vuelo, uno que eleve la conciencia en la población femenina que sigue callando las agresiones por temor, represalias y falta de apoyo. Balladares se involucró en foros, grupos sociales e iniciativas en pro de mujeres.

Lo sucedido con su hermana ha marcado la senda de su labor para que las mujeres no dejen consumar el ciclo de violencia, que empieza con el maltrato psicológico, le sigue el físico y termina en el femicidio. Las agresiones psicológicas ocupan el primer lugar entre las llamadas de auxilio por violencia contra la mujer, según el ECU 911.
Entre enero y el 22 de noviembre de este año se reportaron 48 778 registros por agresiones psicológicas, 12 334 por violencia física y 96 por violencia sexual.

Quito y Guayaquil, Manabí, Santo Domingo y Sucumbíos registran la mayoría de los pedidos de auxilio.

El documental ‘Callar duele más’ ha sido una pieza clave para que las autoridades tomaran nuevas acciones por el crimen de Angélica Balladares.

Con esto se consiguió que en 2018 el victimario fuera colocado en la lista de los más buscados por violencia de género en Chimborazo. Su foto y sus datos constaron en las imágenes que difundió el otrora Ministerio del Interior, pero no ha sido suficiente porque sigue prófugo de la justicia.

Las investigaciones arrojaron que la joven estudiante de diseño gráfico (entonces de 22 años) en la Escuela Politécnica de Chimborazo fue asesinada luego de una violación en la que habrían participado otras personas.

El cuerpo de la santodomingueña fue encontrado en su habitación y en medio de una escena alterada, pues, al parecer, los agresores habían limpiado y organizado todos los enseres de la residencia para no levantar sospechas.

No obstante, otras huellas de signos de violencia quedaron en algunas partes del inmueble y condujeron a los investigadores a determinar lo que en 2016 la justicia catalogó como un asesinato.

El caso pasó por una sentencia de primera instancia, luego subió al Tribunal Penal donde se ratificó y finalmente una Sala de lo Penal de la Corte Nacional de Justicia dio la razón a los fallos anteriores.

Diego M., de 37 años y quien se había relacionado sentimentalmente con la víctima seis meses antes de su muerte, fue sentenciado a 25 años por este crimen. Otros dos hombres, investigados inicialmente, fueron absueltos.

Desde ese 16 de octubre de 2018, cuando la foto de Diego M. fue colgada en la lista de los más buscados, no se sabe del paradero del docente y productor audiovisual.

Cuatro años más tarde de haberse difundido el documental y de que se ampliara la búsqueda del agresor, Lady Balladares se ratifica en otra frase contundente recogida en ese material. “Es una sentencia que ha quedado en papeles porque él está prófugo”. Es algo que no ha pasado. Y al menos se hará algo de justicia cuando Diego esté entre los más buscados”.

Esto último, que se consiguió tras la publicación del documental, sigue generando un amplio debate en las familias de la ciudad de Santo Domingo de los Tsáchilas.

Suplementos digitales