21 de October de 2011 00:01

Una explosión en el patio de un inmueble alarmó a La Pradera

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

‘Este es un tema de delincuencia común”. Así calificó ayer un ejecutivo al atentado con un artefacto explosivo perpetrado en el inmueble donde funciona una firma de abogados. “Estamos convencidos de que está asociado contra mí y mi familia”, agregó la fuente, quien pidió la reserva, en entrevista con este Diario.

El estruendo paralizó las actividades en el barrio La Pradera (norte de Quito). Cerca de las 13:00 de ayer, una bomba detonó en el aparcamiento de la propiedad. Las esquirlas de esta hirieron a un hombre y su onda expansiva destrozó los vidrios de seis autos.

La gente que se encontraba en ese inmueble, así como en una notaría cercana y en locales comerciales contiguos, salieron conmocionados, tras el estruendo. Al inicio -relataban ayer los testigos- parecía una explosión de gas o de un transformador.

“Fue una bomba”, refirió un hombre que hacía malabares en la esquina. Los comerciantes informales que ofertaban productos a conductores de autos, comentaban que el explosivo fue lanzado desde el exterior hasta el estacionamiento, versión recogida por la Policía. “Yo no vi a nadie lanzar nada desde la vereda. Estaba parado en el parterre y vi que algo cayó desde el cielo al parqueadero”, dijo el malabarista.

Antes de las 14:00, en el patio del inmueble había 21 policías (seis agentes del Regimiento Quito 1, quienes llegaron en cuatro patrulleros; cuatro de tránsito, tres de Criminalística y ocho del Escuadrón Antibombas del Grupo de Intervención y Rescate). Ellos colocaron una cinta de seguridad amarilla alrededor y recogían evidencias, tras fijar con indicadores numéricos los hallazgos de esquirlas y restos de la bomba, que medía 15 cm.

“Me apena enormemente que los delincuentes utilicen estos medios porque ponen en riesgo a otras personas”, dijo el ejecutivo, quien evitó dar detalles de la causa por la cual él y su familia estarían en peligro. “La bomba pudo caer en casa de nuestros vecinos, pero con la bendición de Dios no ocurrió un daño mayor”.

La fuente informó que el hombre herido era un conserje de una empresa proveedora. Según la Policía, que no identificó a la víctima, esta había recibido el impacto de esquirlas en el rostro, brazos y tórax, pero no estaba grave.

Según el ejecutivo, esperará a que finalicen las investigaciones de la Policía para determinar quiénes fueron los responsables.

Carlos Castro, comandante del Distrito de Policía Eugenio Espejo, indicó que las investigaciones están a cargo de la Policía Judicial y de la Fiscalía. Durante la inspección, hubo hermetismo. Personas que entraban a las oficinas de la firma de abogados, salían minutos después para fumar y volver a ingresar sin emitir comentarios.

Casi tres horas duró el trabajo policial. Los boinas verdes del GIR salieron con un can y, sin dar versiones, subieron a la furgoneta del Escuadrón Antibombas. La Policía dispersó el lugar para evitar complicaciones en el tránsito y los moradores y comerciantes regresaron a sus casas y locales.

El ejecutivo señaló que en las próximas horas la firma de abogados emitiría un comunicado, con el informe investigativo de la Policía, debido al impacto de lo ocurrido la tarde de ayer.

Él sostuvo además que se encuentra preocupado por la escalada de violencia en Ecuador y en Quito, en especial tras el crimen del empresario Francisco Espinosa, en Miravalle. “Me solidarizo con todas las víctimas de la delincuencia de este país porque los momentos que hemos pasado ahora no han sido gratos y nos han hecho sufrir en carne propia lo que otros han pasado. Reforzaremos las seguridades”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)