Joe Biden asegura que defenderá la soberanía de EE.U…
Joe Biden habla sobre mejora de la economía en su di…
¿Quién es José Arroyo, el nuevo alcalde de Pujilí?
En dos estaciones del Metro de Quito se vacuna contr…
Joven reportada como desaparecida fue localizada en Quito
Dos detenidos por asalto a la casa del exalcalde de …
Robo de cables eléctricos deja sin energía al parque…
Guillermo Lasso dio nombres de jueces cuestionados

Individuos explotaron cajero automático en Sangolquí

Policía Nacional llegó al lugar de la explosión para recabar evidencias. Foto: Cortesía

Un cajero automático de la Cooperativa de la Policía Nacional fue atacado la madrugada de este martes 7 de diciembre del 2021.  

El cajero está ubicado en los exteriores de un centro comercial de Sangolquí, en el Valle de los Chillos. Policías acudieron al lugar del hecho para recabar evidencias e iniciar una investigación.  

En un video, que se difundió por redes sociales, se observa cómo se perpetró el ataque. En las imágenes se observa que tras la explosión comienza a sonar una alarma. Luego cuatro sospechosos intentan sustraer el dinero en efectivo, pero no lo logran. Entonces huyen en un vehículo blanco, sin placas.  

Un informe policial, emitido en agosto de este año, señala que hacer estallar cajeros es un nuevo fenómeno delictivo en el país. La primera denuncia se conoció en el 2019 en Guayaquil y el año pasado hubo otro caso en esa ciudad. 

Sin embargo, en los primeros siete meses de este año ya se han perpetrado ocho explosiones de este tipo en Pichincha, Guayas, Azuay y Santo Domingo de los Tsáchilas. 

En siete de los ocho casos, los sospechosos no lograron llevarse el dinero de estos aparatos.  

La Unidad Antiexplosivos de la Policía dio a conocer que, para provocar la detonación de los cajeros, las bandas delictivas utilizan sueldas autógenas, dos tanques de oxígeno y acetileno, también guantes, mangueras, cables y baterías de automóviles.  

Según las investigaciones, las redes delictivas consiguen estos materiales en ferreterías o locales que venden material industrial. El objetivo es combinar esos dos gases químicos para provocar la detonación. Esta técnica se la conoce como una “explosión por gas saturado”. 

Según Inteligencia, las bandas están conformadas entre dos y cinco personas. En cada organización hay un experto en manejar esas herramientas y los compuestos.