La política para el agua y el saneamiento se modifica
85 niños y adolescentes, a la espera de sus trasplantes
Talleres en parques de Quito, una opción al aire lib…
Ney Farías, hace 21 años lleva una prótesis y nada la frena
35 jóvenes emprenden con enfoque de conservación ambiental
Documentales a la carta para disfrutar en este verano
Un presupuesto millonario para mejorar las cárceles …
Bolivia suma 67 feminicidios este 2021, uno de los p…

‘Cuando llegué, las bodegas de especies para licencias estaban vacías’, dice nuevo director de ANT

"Las bodegas de especies de licencias estaban vacías. Teníamos licencias que servían máximo para un par de semanas". Foto: Captura

Entrevista al nuevo director de la Agencia Nacional de Tránsito, Adrián Castro, sobre el uso de las licencias de conducción caducadas.

El 8 de junio del 2021, usted asumió el cargo como director de la Agencia Nacional de Tránsito (ANT). ¿Qué novedades institucionales encontró en sus primeros días de gestión?  

Había un problema muy grave. Las bodegas de especies de licencias estaban vacías. Estábamos desabastecidos. Teníamos un pequeño número de licencias que servían máximo para un par de semanas. Por eso decidimos declarar emergencia a nivel institucional. Eso nos permitió realizar un contrato inmediato con el Instituto Geográfico Militar y hoy ya tenemos las bodegas abastecidas con especies de licencias hasta fin de año, a escala nacional.   

¿Es decir usted llega al cargo y no encuentra especies para licencias?  

Esa falta de planificación nos dejaba con un número de licencias tan ínfimo. Solo había especies para dos semanas en los centros de licencias del país. Es algo gravísimo.

¿La emergencia institucional que se declaró es solo para el tema de especies o para algo más?  

Únicamente para el tema de especies, pero eso no quiere decir que no haya otros temas emergentes en la ANT, porque el diagnóstico que hicimos no fue nada halagador.   

¿Qué otros problemas se detectaron?  

Varias cosas, por ejemplo, hay placas que no se entregan desde el 2018.  Ahora hemos realizado acercamientos con el secretario de Movilidad de Quito y con el secretario de la Agencia de Tránsito Municipal de Guayaquil con quienes vamos a trabajar en un plan para que los gobiernos autónomos se encarguen de la entrega de placas en sus circunscripciones territoriales. Esto permitirá que la fábrica de placas de la ANT pueda abastecer al resto del territorio nacional. Esta invitación no ha sido solo a los dos municipios, también hemos considerado a Cuenca, Ambato, Manta con quienes ya tendremos conversaciones los siguientes días.   

¿Por qué desde hace cuatro años no se han entregado las placas?  

Tenemos un sin número de placas sin haberlas tinturado, sobre todo las que tienen que ver con duplicados de placa por pérdida o robo tanto en autos como en motos. Además, hay máquinas obsoletas. Vamos a hacer una investigación más a fondo. He pedido datos, porque aparentemente se ha comprado hace algunos años una máquina semiautomática para la producción de placas que ha costado más de USD 600 000, pero nunca se le ha ocupado. 

¿Los Municipios tienen la capacidad de elaborar las placas?  

Totalmente, tienen toda la capacidad y lo pueden hacer con diferentes modalidades. A través de alianzas público- privadas, alianzas estratégicas, contratación a través del portal de Compras Públicas o compras corporativas. No nos olvidemos que es el usuario el que paga por la placa y los municipios con ese valor pueden cancelar al proveedor. De esa forma, la placa se entregaría en 24 horas y no después de años. El objetivo es no tener autos sin placas a escala nacional, porque de lo contrario se atenta contra la seguridad vial.   

¿Qué otras irregularidades se han detectado?  

El sistema de la ANT se ha vulnerado todos los días del año. Es un sistema por el que se le roba al país todos los días. En el 2017, la Contraloría ya genera un informe en donde se establecen cuáles son las particularidades de este sistema, que básicamente no sirve en el país. Es obsoleto, vulnerable. Nos asombra que hasta el momento no se haya dado un seguimiento para encontrar a los responsables de los hackeos y ataques informáticos. Ya hemos acudido la semana pasada a la Fiscalía a poner la respectiva denuncia. 

¿Qué motivó poner ese caso en conocimiento de la Fiscalía?  

Hay varias personas, no sé si de adentro o de afuera de la institución, que utilizan cientos de usuarios y contraseñas para realizar actos fraudulentos. Por ejemplo, licencias que están con cero puntos, mañana aparecen con 30 puntos por arte de magia o también hay multas que se eliminan de la noche a la mañana o son transferidas a ciudadanos que están fallecidos. El sistema es muy franqueable y vulnerable a los ataques. Ya estamos trabajando en solucionar este problema que afecta a todo el país. Este sistema ha dificultado incluso un buen manejo de la cartera institucional. 

¿Eso qué significa?  

Que si no se tiene un buen manejo interno entre el área financiera y el de tecnología, no se puede realizar una gestión efectiva de la recaudación de la cartera de la ANT, es decir, de las deudas pendientes de la ciudadanía.