Viruela del mono alerta a la OMS
Beneficiarios venden tablets entregadas por la Alcal…
Casos de covid-19 vuelven a subir en países de América
Un cachorro fue rescatado de un contenedor de basura…
Investigan supuesta violación grupal a una niña de 1…
Expertos analizan medida de Pico y placa con cuatro …
¿Cuándo se acaba el año escolar en planteles particu…
Estos son los nombres que se mencionan para la Alcal…

Choferes presentaron sus exigencias

La asambleísta María José Carrión (centro) saluda con el dirigente del transporte de Pichincha, Carlos Brunis. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

La asambleísta María José Carrión (centro) saluda con el dirigente del transporte de Pichincha, Carlos Brunis. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

La asambleísta María José Carrión (centro) saluda con el dirigente del transporte de Pichincha, Carlos Brunis. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Afuera de la Asamblea hubo un fuerte movimiento. Los transportistas de Pichincha se encontraron con la presidenta de la Asamblea, Elizabeth Cabezas, y con el presidente de la Comisión que analiza las reformas a la Ley de Tránsito, Fafo Gavilánez.

Pero también apareció la asambleísta María José Carrión, con un saco blanco y un pantalón amarillo. Tomó el micrófono y dio la “cordial bienvenida” a esa “fuerza amarilla (taxistas)”, a ese “corazón del volante”, a “ese compañero que se ha movilizado a defender sus derechos ciudadanos”. Todos aplaudieron y gritaron.

Eran cerca de las 10:30. Minutos antes, dueños de taxis, de buses interprovinciales, intracantonales, camionetas y camiones habían salido del parque El Arbolito, para pedir a la Asamblea que no se vuelva a la doble revisión técnica para el transporte público, que se flexibilicen las sanciones por infracciones viales, que desaparezca el servicio de taxis a través de aplicaciones celulares.

“No puede haber ese tipo de aplicaciones, que no rindan cuentas a la autoridad”, dijo Carrión. Hubo más aplausos.

Luego habló la Presidenta de la Asamblea y dio un “saludo cariñoso y cordial” a los “compañeros del volante”.

Cabezas dijo que la idea de las reformas es que se “haga justicia” para los transportistas y para los usuarios. “Esta es una herramienta para ambas vías: mejorar servicios y tener una transportación segura”.

Los transportistas escuchaban en silencio, cómo Cabezas aclaraba que en la Comisión se recibió a todos los sectores que querían dar sus aportes (los transportistas de Imbabura dijeron que no era así), que las reformas todavía están en primer debate y que pueden presentar las sugerencias.

Entre el 8 de febrero y el 23 de octubre pasados, en la Legislatura se presentaron 10 proyectos de reformas a la Ley. En el documento del 23 de octubre se plantea que el cinturón de seguridad se debe usar obligatoriamente en buses interprovinciales, intercantonales, escolares y de turismo.

En la iniciativa remitida el 8 de agosto se establece mayor rigurosidad en el cambio de un tipo de licencia a otras.

La Agencia Nacional de Tránsito ha propuesto que se vuelva a la obligatoriedad de los cursos para obtener las licencias de conducir tipo B.

Además, se busca volver a dos revisiones para los buses.

Los transportistas dicen que ellos también tienen propuestas. El presidente de la Federación de Transportistas de Pichincha, Carlos Brunis, entregó un documento a Cabezas.

Luego de 20 minutos, la marcha partió a la Presidencia.

Carrión se puso al frente de los transportistas. Saludó nuevamente con Brunis y caminaron. La idea fue entrar a la Presidencia de la República y así lo hicieron. Brunis, José Santa María, presidente de la Cámara de Transporte de Pichincha, y otros dirigentes se reunieron con el consejero presidencial Santiago Cuesta.

La reunión fue reservada. En la tarde, los dirigentes dijeron haber hablado una hora y media y que solo hubo presencia de prensa oficial.

En esa cita, afirmaron, Cuesta les dijo que el Estado no tiene injerencia en un problema de mercado, respecto a la operación en Ecuador de Cabify y Uber. Y exigió a los gremios ser más competitivos.

Además, apuntó que definirán una herramienta tecnológica que compita con esas dos empresas.

Según Brunis, Cuesta también advirtió que se liberará de impuestos a los taxis con la condición de que chatarricen los vehículos que tienen más de 10 años de uso.

También se abordó el tema de las licencias falsas y se anunció una reunión para tratar este caso. De los 15 970 permisos únicamente 648 han sido dados de baja.

placeholder