27 de January de 2012 00:01

En un bus interprovincial eran llevados 400 tacos de explosivos

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Un cargamento de 400 tacos de pentolita (explosivo de uso militar) y 998 cápsulas detonantes (para activar el explosivo) fueron descubiertos la noche del miércoles último en Imbabura. Según Luis Báez, jefe de la Policía Judicial de esta provincia, los explosivos se transportaban en un autobús interprovincial, que viajaba en la ruta entre Ibarra y San Lorenzo, en el norte de Esmeraldas.

“El peligroso material estaba escondido en siete rollos de estera de totora tejida. Habían sido colocados en la parte superior del vehículo”, sostuvo el oficial.

Según Báez, el estallido de solo uno de estos tacos podía haber reducido a cenizas el autobús, que viajaba lleno de pasajeros.

Pero una inspección de rutina que a las 18:45 del miércoles montó la Policía en la parroquia Salinas (Ibarra) permitió descubrir el cargamento. Fue detenido Ambrocio V., de 35 años, que supuestamente llevaba el producto.

De acuerdo a las primeras investigaciones, el material habría sido adquirido en Quito y tendría como destino Colombia. “La frontera de Esmeraldas con Colombia tiene muchas zonas fluviales por donde, presuntamente, se intentaba enviar el material.

Ayer se realizó la audiencia de formulación de cargos contra el único detenido.

Uno de los agentes informó que junto a las pertenencias del detenido se encontraron cédulas de ciudadanía y papeletas de depósitos bancarios por un total de USD 7 225 y 400 000 pesos colombianos (USD 200).

Esta es la captura más grande de explosivos que se ha realizado en los dos últimos años.

En el 2011 se confiscaron 299 tacos de pentolita, que fueron entregados a las Fuerzas Armadas para su destrucción.

Hay pentolita de uso industrial y militar. Los explosivos descubiertos en Salinas corresponden a los últimos, que son sumamente volátiles. El precio de cada taco es de USD 180 en el mercado, explica Báez. Sin embargo, se considera que los contrabandistas los venden en un precio superior.

La Policía busca a otros sospechosos. Durante la inspección del autobús, un hombre habría saltado por la puerta posterior y habría escapado por un terreno sembrado de caña.

El sospechoso detenido comentó que la mercadería no le pertenecía. Pero los uniformados consideran que pudo haber sido contratado como mula, para transportar la carga ilegal.

Entre los agentes de la Policía Judicial también hay inquietud por la presencia de explosivos existentes en las bodegas de la institución uniformada.

La preocupación tiene relación con la explosión del cuartel del Grupo de Intervención y Rescate (GIR) en Quito, provocada por explosivos. Este hecho ocurrió el pasado 8 de diciembre y provocó heridos y destrucción en los alrededores del cuartel policial.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)