18 de August de 2011 00:01

Los aviones Cheetah todavía no pasaban la fase de pruebas

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El pronunciamiento de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE) sobre el accidente que el lunes sufrió un avión Cheetah llega solo por comunicados de prensa. La mañana de ayer, Comunicación Social de esa Fuerza remitió uno: se informó que Denel Aviation, la empresa Sudafricana que el año pasado vendió a Ecuador 12 aviones supersónicos, enviará un equipo de expertos para que desde hoy investigue el percance.

“El presidente de la empresa, Mike Kgobe, comunicó que el equipo arribará el jueves 18 de agosto a Ecuador y trabajará conjuntamente con investigadores de la FAE, para determinar las causas del incidente y establecer los daños del avión”, especifica el comunicado de una página.

El 31 de mayo pasado llegaron tres aviones Cheetah, de un total de 12, para renovar la flota aérea de la FAE. Cinco días antes, el integrante de la Comisión de Fiscalización de la Asamblea, Galo Lara, remitió un oficio al ministro de Defensa, Javier Ponce, e hizo 10 pedidos. Entre ellos, estudios y análisis previos para la compra de los Cheetah, documentación precontractual del proceso, ofertas presentadas, especificaciones técnicas, acta de entrega, etc.

No obstante, 15 días después de presentada esa petición, el comandante de la FAE, teniente general Leonardo Barreiro, comunicó que “la documentación en referencia fue calificada como secreta”. Ese pronunciamiento consta en el oficio que Barreiro remitió al director de Contrataciones de Bienes Estratégicos (e), Marco Díaz. En las dos últimas líneas del documento se indica que “la difusión o reproducción de ese material (pedido de Lara) pueden tener implicaciones de seguridad y defensa nacional”.

Ante la posición del Ministerio de Defensa, Lara respondió por escrito que “no existe calificación previa motivada de que la información sea reservada” .

La mañana de ayer, en la Fuerza Aérea (complejo militar de La Recoleta) hubo un intenso movimiento, pues se preparaba un pronunciamiento sobre el caso.

Una alta fuente militar confirmó a este Diario que los tres aviones Cheetah que ya están en el país, oficialmente no pertenecen a la Fuerza Aérea, pues todavía debían pasar las pruebas para la recepción definitiva.

Precisamente en esa fase se encontraba el avión accidentado el lunes y que aterrizó en la Base de Taura. Ayer se conoció que quien condujo de emergencia la nave fue Mike Weingartz, piloto de la empresa que vendió los aviones.

Durante el vuelo, él se encontraba en la parte posterior de la cabina del Cheetah, que ahora se encuentra en cuarentena.

El piloto Galo Álvarez contó que siguió los manuales técnicos para realizar un aterrizaje en esas condiciones, aproximadamente a las 13:30 del lunes. Al preguntarle cómo fue ese momento dentro del avión, el piloto relató, en voz baja: “estaba realizando operaciones normales y… estas cuestiones suceden muy rápido, en décimas de segundos, no dan tiempo de reaccionar mucho, y ahora estamos en proceso de investigación a ver qué fue lo que sucedió”.

A través de un primer comunicado difundido el lunes, la FAE indicó: “Una vez que las investigaciones determinen la causa del problema, la empresa Denel Aviation continuará con el proceso de entrega de estas aeronaves”.

Con ello se suspendió la recepción de nueve Cheetah más que estaban por llegar al país.

Se trata de naves que la Fuerza Aérea de Sudáfrica mantenía desde el 2008 y los dio de baja luego de 18 años de uso. Fueron reconstruidos a partir de piezas del Mirage III de fabricación francesa y del Kfir israelí.

Esta flota de aviones le costó al país USD 78,4 millones.

A Ecuador llegaron en piezas por vía marítima y hace dos semanas los técnicos terminaron el ensamblaje. A partir de eso, los pilotos ecuatorianos iniciaron los ensayos. El acuerdo con la empresa vendedora incluye asistencia técnica por cinco años, equipamiento y entrenamiento.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)