Las casas de acogida resisten a la pandemia y a la f…
4 indicadores muestran una baja en los casos de covi…
Germán Rodas, una vida llena de lucha social
Coronel Max Rojas: ‘El 51% de las muertes ocur…
Pedro Gil: ‘La poesía pasa a ser una forma de …
Escenario incierto en la Asamblea para proyecto económico
La deducción de gastos se reemplazaría por un ‘…
Guayaquil y Ambato abren más espacios para la vacuna…

Joven asesinado en Quito había recibido amenazas desde la cárcel de Cotopaxi

El joven dijo a su familia que si era blanco de un atentado, responsabilizaba directamente a presos de la cárcel de Cotopaxi. Foto: Archivo EL COMERCIO

La Policía confirmó este martes 3 de agosto del 2021 que un hombre de 24 años, asesinado el fin de semana último en Guayllabamba, en las afueras de Quito, había recibido amenazas desde la cárcel de Cotopaxi.

Según las investigaciones, las amenazas iniciaron hace dos semanas. El jefe de la Policía especializada en muertes violentas (Dinased-Quito), Iván Naranjo, indicó que hoy se busca más elementos para conocer quiénes estaría atrás del asesinato.   

El cadáver del joven fue hallado el sábado cerca de las 20:00 en el sector conocido como Filanbanco. Estaba sobre unos matorrales, cerca de un camino de tercer orden. 

Cuando los policías llegaron a levantar el cadáver, la motocicleta que usaba la víctima aún estaba encendida. Los agentes que atendieron la emergencia encontraron las pertenencias en el lugar por lo que se descartó el robo como la causa del ataque mortal.   

El examen médico legal reveló que el hombre murió tras recibir tres impactos de bala que se encontraron en su pecho. Además, la Policía dijo que había sido detenido en dos ocasiones por tráfico de drogas en 2017 y 2020.   

Los familiares que llegaron al sitio indicaron que horas antes el chico había sido contactado por personas que pidieron que fuera al sector en donde recibió los disparos.  

Señalaron que al momento de salir de la casa, en la que vivía con sus papás, les advirtió que había recibido amenazas

Además, les contó que si era blanco de un atentado, responsabilizaba directamente a presos que estaban al interior de la cárcel de Cotopaxi.  

Suplementos digitales