Arosemena prevé ordenar las cuentas públicas con vis…
Continuidad del frente político ayuda a sostener el diálogo
Fortalecimiento policial aún está en oferta
Expertos dan cinco claves para una reactivación efec…
Científicos estudian la enfermedad de chagas en Calvas, Loja
Los estudiantes ecuatorianos reclaman atención a tod…
Nuevo ministro de Finanzas Pablo Arosemena mantuvo p…
Nebot propone que Ecuador se convierta en una Repúbl…

Alcalde de Patate espera fallo por escrito para impugnar sentencia condenatoria

La defensa del alcalde de Patate, Medardo Ch., quien recibió la sentencia verbal condenatoria por el delito de homicidio inintencional, el martes 2 de junio del 2015, esperará que la Sala de lo Penal de la Corte Provincial de Justicia de Tungurahua entregue el fallo por escrito para presentar el recurso de apelación.

Al Burgomaestre y otras dos personas se les responsabiliza de la edificación de un muro de contención en la comunidad Leitillo. Por las fuertes lluvias este colapsó y mató a tres miembros de la familia Mecías Ojeda. El hecho ocurrió el 29 de agosto del 2012.

El proceso se inició en el mismo año. Según Rubén Guevara, fiscal Provincial de Tungurahua, luego de efectuarse las respectivas etapas procesales el mes pasado arrancó la audiencia de juzgamiento y que terminó a inicios de mayo. Allí la Sala Penal de la Corte Provincial de Justicia determinó la culpabilidad de los procesados. El delito que se investigó fue por homicidio inintencional.

“Es un delito por una omisión, por falta de prudencia de un hecho que pudo haberse prevenido. La preposición fáctica fue que el muro había sido construido con ciertas irregularidades, malos materiales y que por esas causas se derrumbó. Por eso la responsabilidad fue de carácter penal y por eso la Sala Penal declaró la culpabilidad”, dijo Guevara.

Para el abogado defensor del Burgomaestre, Wilson Velasteguí, una vez que se les notifique la sentencia por escrito conocerán los alcances jurídicos de esta. “La irracionalidad del fallo emitido el martes merece ser impugnada con todos los fundamentos necesarios, porque este no tiene asidero jurídico alguno. La Constitución de la República y la Ley garantizan el derecho a la impugnación cuando los fallos son ilegales”, aseguró Velasteguí.

Para el jurista desde el inicio el caso se convirtió en político y seguirá siendo manoseado mientras no salga el caso de esta jurisdicción. Además, lo convirtieron en un tema mediático.