Acusan de abuso sexual a policía que invitaba a un m…
Lasso seguirá de cerca los proyectos estratégicos
Oferta de vuelos domésticos tiene mayor competencia
“Debemos ser más empáticas y solidarias frente a la …
Colombia pedirá carné de vacunación para ingresar al país
Bolsa con 31 kilos de cocaína fue hallada flotando en el mar
Guarderas criticó a Jorge Yunda durante la sesión solemne
Lasso aumentará apoyo para el financiamiento del Metro

7 000 policías y 960 militares salen a las calles

Redacción Guayaquil Desde el tumbado hasta las puertas metálicas desaparecieron en la farmacia Sana Sana de la 29 y la Q, Suburbio de Guayaquil. Irónicamente, justo enfrente se ubica el retén Nº 31 de la Policía. “Por andar en paro se robaron todo. Era un caos”, contó la moradora Andrea Jiménez.

A las 13:00, la farmacia Cruz Azul de esa zona también fue saqueada. Los atracadores se llevaron USD 45 000, según la propietaria, quien no dio su nombre.

Cerca, los administradores de un almacén Tía hacían su balance de pérdidas. Y desde una camioneta de la Policía estacionada junto al local se oía una radio. Eran los mensajes, ya no sobre las estrategias para el paro, sino de otros robos.

Hasta el mediodía, la Fiscalía del Guayas reportó 41 detenidos y unas 60 denuncias por robo en Guayaquil. A más de seis denuncias por saqueo a negocios. “Todos los policías que protestaron deben pagar por las pérdidas”, dijo el fiscal Antonio Gagliardo en rueda de prensa.

Antes, a las 07:00, las tropas policiales se formaron en el Cuartel Modelo como de costumbre. Juan Ruales, jefe del IV Distrito, y Joel Loayza, nuevo jefe provincial, madrugaron para la reunión.

Luego de un minuto de silencio por el policía muerto en el rescate del presidente Rafael Correa, 7 000 policías retomaron el patrullaje en Guayas. Pero no lo hicieron solos. Se sumaron 960 miembros de la Fuerza de Tarea Conjunta para Guayaquil, bajo el mando del comandante Jorge Gross, quien se reunió ayer con varias autoridades del Gobierno.

Allí se delineó el plan para resguardar a la ciudad y evitar más saqueos y asaltos, como el ocurrido al almacén Jaher, en la vía Perimetral. Allá llegaron 15 infantes de Marina; con cascos, chalecos y fusiles, los militares rondaron la zona.

Segundo Cangá cuenta que vio a hombres, mujeres y niños cargando grabadoras, televisores, cocinas… Él prefirió encerrarse en su casa y ver las noticias del secuestro al presidente Correa. Wilson Zambrano, líder de una patrulla militar, dijo que las rondas son disuasivas.

La normalidad también retornó a las operaciones del Aeropuerto Internacional José Joaquín de Olmedo. Los vuelos se dieron con regularidad. El puente de la Unidad Nacional ayer tuvo circulación normal. Un centenar de militares se encuentran en la entrada a Durán.

Testimonio

Luis Ojeda Comerciante/Ambato

En mi negocio me sentí expuesto y lo único que deseaba era irme a casa

Para mí fue un día de miedo y casi de anarquía total. Ese día lo pasé en mi negocio de productos agrícolas y en mi casa para protegerme y proteger a los míos. En verdad fue una jornada triste.

Respeto a la Policía Nacional, pero no estoy de acuerdo en la forma cómo protestaron. Cuando se fueron de las calles los uniformados y los negocios cerraron y los bancos quedaron desamparados, temí mucho por mis ahorros. Los ladrones se apoderaron del centro de Ambato. Hubo robos y los pandilleros merodeaban los mercados. Tuve que salir rápido de mi local para ir con mi familia.

Con mis vecinos de calle nos protegimos hasta coger un bus que nos llevara a la casa. En nuestra morada tomamos las seguridades necesarias para evitar robos. Pusimos llave y candado en las puertas y estuve pendiente de los acontecimientos en la tele.

Suplementos digitales