Pedro Gil: ‘La poesía pasa a ser una forma de …
Escenario incierto en la Asamblea para proyecto económico
La deducción de gastos se reemplazaría por un ‘…
Las casas de acogida resisten a la pandemia y a la f…
4 indicadores muestran una baja en los casos de covi…
Germán Rodas, una vida llena de lucha social
Coronel Max Rojas: ‘El 51% de las muertes ocur…
Guayaquil y Ambato abren más espacios para la vacuna…

Secuencia gráfica de una pelea callejera en Carcelén, en el norte de Quito

Los dos hombre se pelearon en la vía pública la tarde el jueves 1 de agosto del 2019. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCI

Los dos hombre se pelearon en la vía pública la tarde el jueves 1 de agosto del 2019. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCI

Los dos hombre se pelearon en la vía pública la tarde el jueves 1 de agosto del 2019, en Carcelén. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO

A las 12:10 de ayer, jueves 1 de agosto del 2019, una riña callejera se registró entre dos hombres en la calle Alejandro Ponce Borja y avenida Jaime Roldós Aguilera de Carcelén, un barrio localizado en el extremo norte de Quito.

A esa hora, un cuidador de vehículos fue abordado por otro hombre que le increpaba. “¡Te voy a golpear! ¿Por qué te metes? Siempre haces lo mismo ¡Sal a pelear!”, le gritaba mientras el otro se ubicaba detrás de los automotores.

Minutos después, el cuidador le lanzó una patada. En ese instante, la pelea comenzó ante la mirada de los transeúntes, conductores de vehículos que circulaban por la zona y comerciantes. Los dueños de los negocios se asustaron y algunos cerraron las puertas de sus locales. Los vecinos observaban lo que ocurría desde las cercas de sus viviendas.

Fotos: Eduardo Terán / EL COMERCIO


Los dos hombres se arrojaron sobre la calzada mientras se golpeaban. El cuidador neutralizó al otro hombre levantándolo y tomándolo de la pierna izquierda. Así permanecieron aproximadamente 15 segundos hasta que lo soltó y dejaron de agredirse. Sin embargo, el otro hombre se volvió a enojar y volvieron a enfrentarse en la vía pública.

Un morador trataba de tranquilizarlos y los agresores fueron separados. Al final, uno de ellos se fue en bicicleta por la avenida Jaime Roldós mientras el otro se sentó en las gradas de un negocio, él tenía raspones en el rostro.

Suplementos digitales