En Quito, más ciudadanos buscan pruebas para saber si tienen covid-19; precios van desde USD 40 a más de 100

Jonathan Jiménez, tecnólogo de un laboratorio privado en Quito, toma una muestra para prueba PCR. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

Jonathan Jiménez, tecnólogo de un laboratorio privado en Quito, toma una muestra para prueba PCR. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

Jonathan Jiménez, tecnólogo de un laboratorio privado en Quito, toma una muestra para prueba PCR. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

Desde febrero de este 2021, el ajetreo se volvió a sentir en los laboratorios de la capital. Cada día, decenas de personas acuden a estos centros para que les tomen una muestra nasofaríngea, para prueba PCR. Buscan conocer si tienen o no covid-19.

Unos llegan con síntomas respiratorios. Otros sospechan, que pudieran haberse contagiado, a través de un familiar o compañero de trabajo, que dio positivo. Otro grupo planea viajar y requiere presentar el resultado negativo.
El lunes 19 de abril del 2021, al laboratorio Ecuamerican, con una de 440 autorizaciones para la toma y procesamiento de muestras en Quito, ingresaron unas 15 personas, entre las 11:30 y 12:00.

Cerca de 45 parqueaderos estaban llenos, por lo que otros conductores esperaban hasta que uno de los espacios se libere. No todos acudieron en busca de una prueba, pero la demanda de ellas sí ha subido.

Lo explica Adriana Sánchez, directora médica del centro privado. “Desde febrero hemos registrado un aumento del 15%”. Antes hacían 800 test diarios en cinco localidades: Pichincha y Guayas y en las ciudades de Cuenca, Coca y Manta. Hoy procesan 1 000 muestras al día.

Pichincha es la provincia con más casos a escala nacional: 126 019 de 361 154 infectados, hasta este martes 20 de abril del 2021. Precisamente, allí se concentra el mayor número de PCR realizado en este laboratorio. “Representa el 80% de los 1 000 análisis que hacemos al día”.

Luis Espinosa, de 45 años, llegó antes del mediodía. Antes de ingresar le desinfectaron las manos con alcohol y validaron sus datos. Luego esperó unos minutos en una sala en donde no pueden permanecer más de 30 personas, por el distanciamiento obligatorio. Finalmente, pasó a uno de los tres cubículos habilitados.

El proceso no dura más de 10 minutos, por lo que no se observaron filas de usuarios.

La mayor cantidad de interesados acude los fines de semana, cuenta Rocío Calderón, dueña de un restaurante cercano. Los sábados -relata- hay un movimiento de ciudadanos y vehículos intenso. Desde antes de las 07:00 ve carros parqueados en el filo de la calle. “Hay filas de personas, pero rápidamente las hacen pasar”.

A Luis, conductor de vehículos pesados, le parece que el costo de los test aún es alto: USD 79. La empresa en donde trabaja costeará su prueba. No la de su esposa y dos hijos; ellos deberán hacerse en los próximos días, por seguridad.

Los costos altos hacen que los usuarios hagan una especie de estudio de mercado, según contaron. Buscan laboratorios serios, pero también económicos. Hay hospitales privados en donde los costos superan los USD 100, en otros se paga la mitad de eso. Y en universidades como la UDLA y PUCE, los test son más económicos: USD 40 y 45.

placeholder

Isabel Guerrero, de 36 años, su esposo e hijo se hicieron el test en la PUCE. Hace una semana acudieron debido a que un familiar dio positivo. No hubo filas y la toma de muestra fue rápida; incluso, les atendieron dentro del vehículo. Escogieron el lugar por “los precios más convenientes”.

En otros establecimientos de la ciudad tampoco se registran colas largas. Pero el incremento de casos es evidente. En Praxmed, norte de la urbe, los pedidos subieron un 30%. En enero cerraron con 400 test PCR. Y, en febrero y marzo se han realizado 700 cada mes.

“Los resultados positivos también se incrementaron del 30 al 70% de las muestras”, comenta Gabriela Zambonino, directora médica.

Además, hay más interés en los test de antígenos (análisis rápido con hisopado). De 100 a 300 test mensuales han pasado. “Son más económicas: USD 50 y el resultado se entrega en 20 minutos”.

En la red pública de salud los resultados se entregan en dos a cuatro días, según pacientes y médicos de empresas. Por eso algunas personas prefieren acudir a la consulta privada, que les informa en 24 horas e incluso con test a domicilio.

El precio de las PCR entró a debate tras un pedido del COE nacional, del 14 del mes. Se dispuso la revisión y regulación de los techos de los precios de las pruebas diagnósticas en laboratorios privados.

Desde marzo del 2020 se establecieron techos. Si se iba con orden de médico del sistema público debían cobrar USD 80, de otro modo 120.

Para Rodrigo Henríquez, de la UDLA, y Carlos Nieto, del Hospital Metropolitano, es necesario revisar los costos, deben ser más asequibles.

El titular de la Cartera de Salud Pública, Camilo Salinas, ratificó a EL COMERCIO que firmó un acuerdo ministerial en el cual se establece el techo máximo de USD 45 para las pruebas de diagnóstico PCR. Con ellas, a través de una muestra nasofaríngea, se confirma o descarta el covid-19.

La decisión se tomó la tarde de este martes 20 de abril del 2021. Esto debido al incremento en el número de casos de covid-19, que se ha registrado desde febrero del 2021.